Diez ideas estupendas para conquistar mujeres en la vía pública.







1) Decirles qué cosas te gustaría hacerles si tuvieras acceso a determinadas partes de sus complexiones físicas.

Si hay algo que les encanta a las mujeres es que les digas de la manera más ordinaria posible cuáles son tus deseos con respecto a su físico. Ya sabemos cómo son las mujeres de comprensivas cuando un hombre se abre y les dice lo que siente. Se conmueven a tal punto que terminan completamente enamoradas. Si podés además decírselo gritando con voz cascada, colocando tus manos formando un círculo alrededor de tu boca e inclinándote un poco hacia delante, va a ser mucho más eficaz.


2) Tocarles bocina cuando están cruzando la calle.

Es altamente efectivo a la hora de enamorar mujeres el tocarles bocina desde un auto, camión u ómnibus, cuando están cruzando por delante del vehículo, o en sus cercanías. Es muy efectivo, en especial si la bocina es ruidosa y lográs sobresaltarlas. Según estudios de universidades prestigiosas de países prestigiosos y serios, 6 de cada 10 parejas tuvieron como primer contacto un bocinazo en la vía pública.
El modo de hacer de este mecanismo algo aun más eficaz es tocar dos bocinazos cortos y luego uno largo y fuerte, acompañando en lo posible el bocinazo final con un movimiento del cuerpo en el que el conductor- enamorador se reclina y luego se deja caer hacia delante como autista de telenovela venezolana, golpeando la bocina con la palma abierta. Esto las vuelve locas. Y no solamente eso: cuando manejás un auto y tocás bocina lucís como un crá. No hay nada más mejor y más cool que eso. Solo alcanza con mirar a quienes lo hacen diariamente para pensar “fa, ¡cómo me gustaría ser tan cool como ellos!”.

3) Intentar tocarlas.

Lo único que a una mujer le gusta más que un grito ordinario o un bocinazo, es que trates de tocarla.
Un manotazo en una nalga al pasar, tomarlas por la cintura y susurrarles al oído una frase de alguna canción de David Bisbal o tomarlas de las manos e invitarlas a que hagan “una vueltita” tal cual si estuvieras bailando con ellas es algo que, por su carácter sorpresivo, les va a encantar. A las mujeres les encanta que las sorprendas y con esta estrategia no podés fallar. Podríamos decir que ya la enamoraste.

4) Perseguirlas.

Las mujeres sienten una especial sensación de placer cuando un hombre es firme en sus convicciones y especialmente cuando es persistente. Se sienten honradas, homenajeadas. Por eso es que debés perseguirlas. Cuantas más cuadras camines a unos pocos metros de ellas, mayores serán tus chances de conquistarlas. Eso sí: asegurate de que se den cuenta que las estás siguiendo. Y me adelanto a darte otro pique: si por alguna razón ves que la mujer que estás persiguiendo le habla a otro tipo, a un guardia de seguridad de algún comercio o algún policía, no te desalientes: eso quiere decir que está funcionando; te está dando celos con otro. Esa es una conducta clásica. Vas por el buen camino.

5) Comentarles que no querés violarlas.

Otro buen lugar para tratar de conquistar mujeres es la parada del ómnibus o alguna fila en algún lugar donde haya que esperar por algo. Te voy a pasar otro pique: a las mujeres les gusta conversar ¿Correcto?  A las mujeres no les gusta que las violen ¿Correcto? El modo de utilizar ambas cosas a tu favor cae por su propio peso: si una mujer está haciendo una fila para pagar sus cuentas en, pongamos por caso, un Abitab, pocas cosas le van a gustar más que vos te acerques a ella y que con voz melosa y de la nada, le digas al oído que no querés violarla. Es fundamental que se lo digas sin previa conversación. Tiene que ser de la nada. Eso la va a tranquilizar y va a hacer que se suelte a conversar, a contarte de su vida, y finalmente, a enamorarse de vos. Porque esto es bien sencillo: una mujer que no concebía estar en riesgo de ser violada esperando para pagar una cuenta en un Ábitab, al enterarse de que vos no querés violarla por tus profundas convicciones al respecto, no hará otra cosa que sentirse segura. Y similar seguridad tendrás vos en que ella ya está al borde del enamoramiento.

6) Abordar a mujeres que van con sus hijos chicos

La dinámica social de estos tiempos ha llevado a que muchas mujeres hermosas y jóvenes sean madres solteras, y como tales, se muevan por la ciudad acompañando a sus hijos al club, a la escuela, al médico. Esa misma dinámica social actual hace que toda oportunidad perdida sea una catástrofe: lo mejor es no dejar pasar ninguna oportunidad de tratar de conquistar a una mujer, y a este respecto, es altamente conveniente que cuando veas a una mujer con un hijo no te achiques. Porque pensalo: en una relación futura (en la que tenés que pensar desde el momento mismo en que decidís abordarla) el trato con su hijo va a ser fundamental. Es por eso que conviene que cuando te le acerques a la mujer-madre, juegues de mano con su hijo, lo provoques jugando, pegándole tal vez alguna cachetada suave, como si estuvieras boxeando con él, y por sobre todas las cosas debés interponerte entre la madre y el hijo, pues todos sabemos lo seductor y tranquilizador que le resulta a una mujer que va con su hijo por la vía pública, cuando un extraño no solo se le acerca, sino que toma a su hijo y lo aparta de su lado para pegarle, jugando.
Nada más te resta averiguar su nombre y concertar una cita sin el niño en la vuelta. Ella ya estará más que dispuesta, porque ve en vos a un padre potencial.

10) Elogiar la belleza de sus amigas


Puede ocurrir que la mujer que te gustó y que decidís abordar en la vía pública no vaya sola, ni con su hijo, sino con amigas. Eso no debe detenerte. Es más, lo más conveniente es acercarte, y mirándola a los ojos (sin olvidar, de vez en cuando, hacer un paneo general hacia las demás) decirle que sus amigas son hermosas y tal vez combinar con lo aprendido en el punto 1. La idea motora de esta conducta es la de utilizar la vieja e infalible estrategia de darle celos. ¿Y quién mejor que sus amigas para ello, nocierto? Describí las partes del físico de sus amigas que te parecen más apetecibles para la práctica sexual que más te guste, dale rienda suelta a tu imaginación y a tu capacidad narrativa; no ahorres en detalles. Y no olvides dejar en claro que son más lindas que ella, y que bajo ningún concepto la preferirías a ella antes que a todas las demás porque las otras son más lindas, más inteligentes y más interesantes. Este método proviene de la llamada “psicología inversa” de la que tanto hablaron psicólogos de renombre como Freud, Bucay o Lacán. Una ciencia exacta como la psicología es realmente garantía de éxito. En especial cuando se aplica de esta manera. 





0 comentarios:

 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.