No es por ser racista, pero el coreano no se entiende.

Hace unas semanas atrás, con motivo de la celebración del 19 aniversario de la muerte de Kim Il Sung donde se presentó la banda de antipachanga Comunismo Internacional (dúo formado por Juan Manuel Pina y Sebastián María Correa)se me invitó a hablar de Corea del Norte, de su historia y de su presente. Este es el texto que debí haber leído. No recuerdo -por razones que no vienen al caso- si lo leí tal cual está acá o agregué algunas cosas y suprimí otras. De cualquier modo, debí haber leído esto: 

         El coreano no se entiende

Kim il Sung creó el mundo en 15 minutos.

Lo creó el 15 de Abril de 1912, cuando además creó el concepto “1912” y creó el concepto “concepto” y creó el minigolf, que le pareció una idea magnífica, porque es como el golf, pero más chiquito.

Creó todo. Incluso creó una historia, creó distintas visiones de la misma, creó mitos, leyendas, diferentes versiones de millones de sucesos que en verdad no existieron, porque no había existencia. Sólo había Kim il Sung. Kim creó la historia para justificar el universo que había creado. Y así y todo, creó algunas imperfecciones, la más notoria de ellas: -y discúlpeseme las malas palabras- Corea del Sur.
De ese problema él, luego su hijo, y ahora su nieto y actual presidente popular, democrático y vitalicio se han venido encargando bastante bien.

Hay un problema, sin embargo, que lo tuvo un poco inquieto (con “inquieto” quiero decir que hizo mandar a fusilar a una cuantas personas –y también a algún coreano del sur- con el propósito de solucionarlo)

El problema al que me refiero es un problema de orden lingüístico y de carácter endémico: el coreano no se entiende.


El coreano no se entiende, no en tanto que “desconozco el idioma porque soy un estúpido occidental eurocéntrico” sino literalmente. El coreano no se entiende ni siquiera entre los propios coreanos. De modo que hay un idioma coreano por cada coreano, es decir que hay veintitrés millones cuatrocientos setenta y nueve mil ochenta y ocho idiomas coreanos, porque hay justamente veintitres millones cuatrocientos setenta y nueve mil ochenta y…¿em? Ah…bueno, me dicen ahora que hubo un fusilamiento así que hay veintitrés millones cuatrocientos setenta y nueve mil ochenta y siete coreanos del nor…¿otro? ¿33 de un saque? ….Este…No me sale la cuenta bien. Habría veintitrés millones cuatrocientos setenta y nueve mil ochocientos y pico de coreanos con sus correspondientes idiomas. Un idioma por coreano.

 Sin embargo, se han reportado casos de más de un idioma por persona en aquellos pacientes psiquiátricos con personalidad múltiple; y en casos muy poco frecuentes el idioma va cambiando a lo largo de la vida del coreano. De forma tal que un coreano adulto tal vez no comprenda lo que escribió él mismo cuando era un niño (cosa después de todo no tan importante, ya que los niños rara vez dicen algo interesante, y eso les quita todo el atractivo. En especial si están vivos. Muertos ya es otra cosa, porque uno ya puede hacer con ellos otras cosas). Pero volviendo al tema, ese cambio del idioma coreano a lo largo de la vida, viene a certificar la idea filosófica de que uno no puede bañarse dos veces en el mismo río, que uno cambia todo el tiempo y esas cosas.

El asunto es que la palabra que para un coreano significa “Piedra”, para otro significa “claqueta”, para otro significa “significa”, para otro significa “peronismo”, y así. La misma palabra puede resultarle ofensiva a un coreano y cortés a otro. Esto les trajo innumerables problemas. En especial cuando Kim Il Sung daba un discurso en coreano (en su coreano) y obtenía como respuestas del público aplausos, silencios respetuosos, risas y llantos. Hubo muchas ejecuciones hasta que se logró resolver el problema de la manera más razonable: todos aprendieron a hablar el idioma coreano de Kim Il Sung. Y sanseacabó.

De cualquier manera, más allá de ser un tema solucionado, hice un trabajo de experimentación y secuestré, perdón, contraté, a unos coreanos que encontré en la zona del puerto en avanzado estado etílico. A cada uno de ellos les presenté el mismo poema y les pedí que me dieran su propia interpretación:

“Ij lío viet dot
Loj mío ten cot
Trad chi min ló
Bra vi lin cleptó.”

“El niño camina descalzo
Por el pasillo lleno de almohadas blancas.
Así, será muy difícil que
que resuelva el pienso”


“El sol vocifera palabras sagradas
Orgullo de la patria coreana
Libertad, libertad libertad,
Libertad, libre, libertad.

Para otro, sin embargo, quería decir:
“Los artesanos, son como pollos
Sedientos de sal.
Solo saben hacer el mal.
Comen brasas, y peces”

“Ij lío viet dot
Loj mío ten cot
Trad chi min ló
Bra vi lin cleptó.”

“Puto”

“Ij lío viet dot
Loj mío ten cot
Trad chi min ló
Bra vi lin cleptó.”

“Amada mía, sería conveniente,
que te pegaras una enjuagada
que yo así esa zona no la visito
ni con la lengua anestesiada”




 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.