Todo sobre el romance oculto de Luis Lacalle Pou



Obviamente no hay tal romance. Y si lo hay, no tenemos idea. No es nuestro problema y no es importante. Da igual.

El problema verdaderamente importante para resolver es: ¿si pelean Artigas y Perón, quién gana?

En primera instancia, podría decirse sin temor a equivocarse que el hecho de que ambos estén muertos dificulta la resolución del problema. La muerte hace eso a veces.
Entonces, lo que nos queda es imaginarnos. Pensar. Pensar y decidir. Porque hay más de una cosa a tener en cuenta.
Por ejemplo, si consideramos el problema de quién ganaría entre Artigas y Perón como un encuentro mano a mano, como una pelea de uno contra otro en los términos más desalidadelaescuela podríamos estar de acuerdo en que José Gervasio le lleva una ventaja considerable a Juan Domingo: el segundo es un militar del siglo veinte mientras que el primero es un militar del siglo diecinueve. “Militar” del siglo diecinueve. Tampoco es que era un general de Napoleón. Era un tipo ahí, que sabía pelear como cualquiera sabría en un lugar lleno de gente violenta en un medio violento. Mientras para Juan Domingo lo difícil era levantarse a las cinco de la mañana para afeitarse y salir a correr, para José Gervasio era…Hacer cosas del siglo diecinueve, con vacas, facones y ponchos. Mano a mano tiene que ganar Artigas. Pero… ¿Y si estos dos superhéroes de la historia del sur de América tuvieran ayuda?

Lo más lógico sería pensar en las personas más próximas a ambos como ayudantes naturales en una contienda: sus parejas.
Hablamos de Eva Perón y Ansina.
Y ahí, nuevamente, la balanza se vuelca para el lado del blandengue contrabandista traidor de los españoles: Artigas le ganaría peleando mano a mano a Perón, y Ansina le ganaría a Eva. No hay dudas que un negro oriental de comienzos del siglo diecinueve le gana a una señora de buenas intenciones pero debilitada por el cáncer.

Ahora, la cuestión es: si Perón y Artigas piden ayuda a sus parejas sexuales para pelear, ¿por qué no podrían pedir ayuda a sus seguidores y hacer de esto un conflicto a gran escala? Si vale pedir ayuda a uno, ¿por qué no a todos los demás?
Ahí, en ese caso, está claro que Perón le ganaría a Artigas. Le ganaría en el momento en que ambos estuvieron en su apogeo de popularidad, y le ganaría también si pelean todos los Peronistas de la actualidad contra todos los Artiguistas de la actualidad, por el simple hecho de que Artiguistas son los de la Vertiente artiguista o los de Asamblea Popular y Peronistas son básicamente todos los argentinos menos unos pocos, sin importar si son de derecha, de izquierda, del espacio exterior, de la ciudad o del campo. Los Peronistas son más y le ganarían a los Artiguistas. Antes y ahora. Eso nos da dos puntos para Perón (ah, porque esto es por puntos) por ganar en su apogeo y también en la actualidad, haciéndole alcanzar los dos puntos previos que tenía Artigas por la pelea mano a mano y la pelea Artigas/Ansina vs Perón/Evita, y empatar la contienda.

Estuve trancado un tiempo en esta disyuntiva, tratando de resolver el problema, hasta que en la noche del sábado 11 de mayo, mientras le comentaba a mi amigo Adrián sobre la forma de desempatar y determinar quién ganaría entre José Gervasio y Juan Domingo, la manera finalmente me llegó. Y me llegó porque Adrián me la dijo:

Naturalmente, la solución es hacer pelear a muerte a dos niños, uno representando a los Peronistas y otro a los Artiguistas.

Lo mejor sería elegir a dos niños- prosiguió- que fueran más o menos del mismo tamaño, con facultades similares para la pelea, y ver qué onda. El que gana, define la contienda a favor de Artigas o de Perón. El que pierde, muere. Y santo remedio.

Luego surgió la idea de transmitir todo esto por televisión. Por canal Cuatro, en horario central.

Adrián planteó otras cuestiones concernientes a qué hacer con el cadáver del niño derrotado, de cómo financiar el espectáculo (que mantenía una estrecha relación con el destino del cadáver), pero como este blog no acostumbra bromear con las cosas con las que no se debe bromear, lo voy a dejar por fuera de este artículo, porque una cosa es resolver una incógnita fundamental y otra muy distinta es regodearse con el sufrimiento de un niño muerto.

7 comentarios:

  1. Anónimo dijo...:

    estas bien de la mente?

  1. Darío dijo...:

    Sí, "Anónimo dijo...", estoy bien de la mente. Pero no en el sentido hippie de "bien de la mente" como en "drogado", sino "bien de la mente" como en "mi mente funciona correctamente".

  1. xopxe dijo...:

    A Perón lo parodia Diego Capusotto. A Artigas Ignacio Alcuri.
    Ojo, como es parodia son puntos negativos.

  1. Anónimo dijo...:

    Si bien el general José Gervasio es el prócer de los orientales, Juan Domingo es EL GENERALÍSIMO y punto.
    O no tan punto, su nombre traducido al inglés es muy gracioso, como su cara, en todas su fotos aparece sonriendo, no así el José con su nariz aguileña...
    Le aguanto los trapos al John Sunday.
    Viva Perao!!!!!

  1. Eufrasio dijo...:

    Hola. Quisiera saber quién gana en una hipotética pelea entre Billy (el power ranger azul de la primera temporada) y el papa Juan Pablo II.

  1. Hoski dijo...:

    La gente de los comentarios es más enferma que el coso mismo.

  1. Anónimo dijo...:

    No mentira Hoski! ¿Si cago un sorete con l forma de la cara de Perón, debo tomarlo como algo malo o algo bueno? como si me cago en Perón o como si Perón me quiere dar un mensaje. Antes que me contesten quiero aclarar que cuando digo "tomar" lo digo en modo figurado no litereal no hablo de meter el sorete en una licuadora con aguita del guater y toamarlo ,no, NO! BIEN ¡CÓMO DEBO INTERPRETARLO COMO???

 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.