Las seis profecías de la civilización Manya


Este es un compilado con las profecías de la ancestral civilización Manya para el año 2012, que ocurre es este preciso año. Conviene ir viendo, por las dudas, qué es lo que decían. Porque ya sabemos lo que se dice: las cosas no pasan, hasta que pasan. ¿Y ahí, qué ?

1-

“Allá en el parque hay una banda que es la mas puta de todas
la que se pone chaleco, la que se pone la gorra
la que pide la colombes y marca tarjeta en la novena
y con la pija del manya le gusta hacerse un enema”

La primera de las profecías refiere claramente a la necrofilia. Y a la necrofilia con niños. Y…Lo digo haciendo este gesto con la cara : “ :/”, con niños muertos que usan brackets y les falta una pierna. Aclaro que esto que parece gratuito, asquerosamente innecesario de ser contado, tiene una razón: evitar que suceda. Como toda predicción, puede ser evitada. Bueno, no, no es que pueda ser evitada, puede ser evitada la cosa que se predice, pero no la predicción. Pero se entendió, supongo.

La cosa es que según esta predicción Manya para el año 2012 (¡Este mismo año!) la onda va a ser tener sexo con niños de esas condiciones. Tratemos de que esto no sea así, ¿sí?

Bien. Igual sigo. Parece que según los Manyas un grupo de fanáticos de algo, van a fanatizarse bien fanatizados y van a empezar a “tener relaciones no consentidas” con niños muertos a los que les falte una pierna, vistiéndolos con uniforme de cartero –es decir: camisa blanca, gorrito azul, sin pantalones porque sino les quedaría una piernita del pantalón flojita y sin relleno y al parecer eso les quita erotismo, medias, zapatitos y un bolso cruzado. Y tal vez un perro que ande en la vuelta…Pero es bruta vuelta meter un perro en una morgue- para luego desvestirlos y “dar rienda suelta al amor”.

Sería conveniente que como sociedad impidamos que esto suceda. Porque los niños, vivos o muertos, con o sin brackets o piernas faltantes, no merecen ser tratados así. ¿Se entiende la idea? Que no suceda. Media pila, chicos.

2-

“para ser de la blanca hay que chuparla,
para ser de la blanca hay que mamarla,
para ser de la blanca hay que tomar la leche,
la del carbonero leche la del carbonero leche
la del carbone”

Naturalmente este pasaje se refiere a la segunda plaga: no se usarán más vocales. El mundo será, cercano a su final, como un mensaje de texto de un adolescente. Se abandonará el uso de vocales, y en algunos casos también de signos de interrogación, de exclamación e incluso de comas.

Esta será la lectura de un pasaje del Hamlet de Shakespeare en la lengua del final de los tiempos :

SCN XI

HMLT

Y sty sl. Q dbl, q nsnsbl sy! n s dmrbl q st ctr, n n fbl, n fccn pd Drr tn s plcr l prp nm, q gt y dsfgr s rstr n l dclmcn vrtnd d ss js lgrms, dbltnd l vz y jctnd tds ss ccns tn cmddds l q qr xprsr?

Escena XI (en Castellano pre Apocalipsis)

Hamlet

Ya estoy solo. ¡Qué débil, que insensible soy! ¿No es admirable que este actor, en una fábula, en una ficción, pueda dirigir tan a su placer el propio ánimo, que agite y desfigure su rostro en la declamación, vertiendo de sus ojos lágrimas debilitando la voz y ejecutando todas sus acciones tan acomodadas a lo que quiere expresar?

 
 
3-
“Allá en la Villa del Cerro son todos unos mugrientos,
que cagan en la vereda y se limpian con los dedos,
cuando salen con los carros yo a la mujer me la cojo
y se van de vacaciones al arroyo pantanoso.
Hay que matarlos a todos mamá, que no quede ni un Villero,
hay que matarlos a todos mamá que no quede ni un Villero”

Esta predicción es lo que se dice la tolerancia y la armonía social. Si bien en algunos lugares las oportunidades para la higiene serán escasas, y se deberá –como dicen los Manyas- “recurrir a métodos alternativos de mantenimiento de la limpieza personal”, esto no significará una disminución del trabajo, del transporte y la movilidad en las ciudades; ni mucho menos un decrecimiento del intercambio sexual, si bien sí es posible un aumento porcentual del adulterio. La única solución –concluyen los predictores Manyas- es matarlos. No queda claro a quién, porque el extracto que presento es verdaderamente críptico. ¿Será el “villero” el arsenal nuclear? ¿La “maldad”? ¿La “intolerancia entre los seres humanos”? ¿Será “la guerra”? ¿Será “la violencia” lo que tenemos que matar? ¿Será “matar” verdaderamente “matar” o será “cesar con estas conductas que nos perjudican como seres humanos?” Seguramente no. Matar casi siempre es matar.

4-
“Cancha nueva vos podrás tener,
mucho palco porque sos burgués,
lo que nunca vos vas a tener,
una hinchada como el carbone
Que amargo que sos, bolso puto”

Esto claramente refiere a la inminente caída desde el cielo de millones de camionetas con altoparlante emitiendo la canción “El viejo” de la banda de rock pesado la Abuela Puerca, o una en portugués que dice “si eu chi pegu” no sé qué, con el propósito de publicitar que determinada farmacia estará de turno hoy –y toda la semana-, como una metáfora sutil que indicará la cruda verdad: solo quedará una semana antes de la desaparición de la raza humana del planeta.

5-

“Aunque digan que soy..
Carbonero donde voy,
le doy gracias a Dios
por estar donde estoy
Y voy a seguir siempre alentando
Y con un porro en la mano
con el manya a todos lados
porque a los bolsos se la damos”

La quinta profecía es verdaderamente aterradora. Según se puede deducir de los versos antes leídos, los Manyas predijeron que para el año 2012 estallará una rebelión de ratas y sapos, que intentarán tomar el poder que hoy en día está en manos de los Homo Sapiens Sapiens a través de una elaborada guerra de guerrillas. Su técnica será, y he aquí lo aterrador, atacar a sus enemigos, es decir, nosotros, a través de los conductos de cloacas y en especial a través de los inodoros. En otras palabras: atacarán cuando las zonas de nuestro cuerpo encargadas de la expulsión de determinados fluidos estén más vulnerables.

Una instancia para compartir en familia.

6-
¿Cómo me voy a olvidar cuando matamos una gallina?
¿Cómo me voy a olvidar? Fue lo mejor que me pasó en la vida.
Los putos de Nacional, le buchonearon a la policía.
Y al poco tiempo después, mataron otro los de la villa.
Es mi ilusión volver a verte, y a los balazos correrte.

Matar a dos una vez más, y prender fuego el Parque Central.

En tiempos de desesperación –indican los Manyas con su prosa barroca- se caerá en sacrificios animales como medio desesperado de ganar la simpatía de los dioses.

Habrá, como claramente puede verse en las líneas escritas más arriba, una reivindicación de la memoria, de recordar aquellas cosas que nos han hecho realmente felices, sea eso sacrificar un animal o jugar a la pelota con los amigos en el campito.

Dicen –cosa bastante lógica- que habrá una constante comunicación con las fuerzas del orden, seguramente para prevenir justamente el caos que podemos presumir sucederá en caso de venirse el mundo abajo. ¡Pero atención! ¡Hay esperanza! Hay ilusión, ilusión de verse, de unirse, de estrecharse en un abrazo, de volver a verse…Y correrse a los balazos.

Y matar. Matar a dos. Y después incendiar instalaciones deportivas.

Bueno, se vienen tiempos de cambio.

Hay dos destinos, y uno…etc, etc.

Por puta te pasan, sí.

Poco tiempo después de escribir este post, un amigo me paso un link, "mirá, la versión uruguaya de La loca de mierda". Se trataba del blog Por puta me pasa, sí.

Supe que tenía que salir de esa pagina cuando me descubrí leyendo:

"Como me quiere, lo quiero dejar, como lo quiero dejar, el me quiere más, al quererme más lo trato mal, al tratarlo mal, el se aleja, al alejarse, lo empiezo a querer, al quererlo, me trata mal, al tratarme mal, lo quiero más, me quiere dejar, ahora lo amo, me deja y lo sigo amando, anda con otra y me desespero."

Pero seamos justos, porque esto descontextualizado parece extraído de la revista Upss!, quizás este fragmento no es lo más representativo del blog, aunque sí de su filosofía. Por más inofensivo que suene esta cita, igualmente es importante, creo yo, que una novia –o algo parecido- no acceda a este blog por una única pero contundente razón: hay cosas mejores para leer.

Si pensaban que era porque las iba a volver putas o lesbianas, o ambas cosas, la respuesta es no. No hay peligro por eso, y si así se diera, no estaría nada mal. Peor sería si fueran putas-lesbianas-zombies por ejemplo. Aunque quizás eso tampoco este tan mal… como sea, lo que esta ciertamente mal es ver a un ser querido leer ese blog y no hacer nada, eso es negligencia.

La cosa es así: las pre-adolescentes que hoy leen Upss!, mañana podrán leer Por puta me pasa y mirar a La loca de mierda, pero pasado mañana igualmente acabarán en Cosmopolitan.

Macho es el que prueba y no le gusta

Para los que no conocen el blog, recomiendo que lo visiten y formen sus propias opiniones, que después de todo no quiero ser el informativo del canal 4; pero eso sí, sepan dejarlo a tiempo.

Para los que prefieren no entrar y quedarse con mi taciturna visión cósmica, les cuento que las autoras de Por puta me pasa son dos féminas que yo creo clasifican en el tipo de minas que leen más blogs que libros, que no digo que no sean preferibles a las que leen más tweets que blogs, pero que sin dudas miran la misma cantidad de comedias románticas. Lo que es casi un hecho, es que terminarían en Bluzz –más concretamente en el baño- siguiendo cualquiera de los caminos posibles de este diagrama de flujo que otrora confeccionara para ser utilizado en casos como este. ¿Acaso se pensaban que era una mierda inservible? Yo también.

Hay que decir que ellas, sin embargo, tienen cosas interesantes como por ejemplo el uso del anonimato a la hora de escribir. Si bien aparentemente la mayoría de los lectores conocen a ambas escritoras (de pronto me pareció demasiado grande esa palabra), jamás se deja ver quién escribe cada cosa, habilitando el siempre válido argumento de "ah no, eso no lo escribí yo" ante la interpelación de algún chongo (antes de conocer esa página, el término “chongo” no formaba parte de mi léxico); es un buen recurso para aplicar cuando uno es conciente de que lo que está escribiendo apesta, así como el pseudónimo sirvió en otros tiempos para putear a dios y no ser cocinado en una hoguera, y hoy nos sirve a nosotros no sabemos bien para qué.

Psicoanalistas, no piensen que quiero cocinar vivas a estas chicas. Lacanianos, ojo con el sentido que le dan a la palabra “cocinar”. Cocineros, la carne humana queda mejor a las brasas o al spiedo? Fernando Parrado, qué opinas de todo esto?

La Puta de mierda

Creo que lo que sucede con La loca de mierda y con Por puta me pasa no es otra cosa que el apropiamiento por parte de la mujer del terreno de la ordinariez, que antropológicamente siempre estuvo habitado por el discurso del hombre. No hay un cambio de paradigma, no hay descentramiento, no hay nada más que una forma de decir –y no tanto de hacer, puesto que la palabra aparece como vehículo de una lógica exhibicionista que consiste en contar el tamaño de los penes que han visto- que es emergente de todo lo que alguna vez dije acá y que de algún lado lo habré robado.

La gran diferencia con la propuesta de La loca de mierda es lo que se vende, en un caso se vende una idea y una producción audiovisual, mientras que en el otro la moneda de cambio es el capital simbólico.

Pero esto que digo perderá vigencia cuando eventualmente editen por Hum algún libro rosado con un dildo en la tapa.

Aquí lo interesante es lo que hacen con el concepto de “puta”, no se le cambia el significado ni el sentido, solo el signo que va delante, lo que hacen es re-polarizarlo, pasando así a tener todo un conjunto de connotaciones positivas pero naturalmente, dentro de un cierto sistema de signos, puesto que fuera de este, para la vecina seguirán siendo unas putas de lo más anodinas. Estas son cosas que pasan cuando alguien se autoproclama puta.

Pero inventemos una parábola para que ellas lo entiendan: tenemos ante nosotras un baño cagado, meado y vomitado, excelente lugar para sentirse una puta sucia garchando con un veterano casado y con hijos, pero no así para hacer pipí…

Bueno, creo que voy a tener que ir a clases de parábolas con Jesús.



Ellas son las que escriben Por puta me pasa, son mellizas y les gusta divertirse

Francisco

Un tipo tirado en un rincón, vómito por todas partes y un peligroso cóctel de olores nauseabundos. Francisco entra al baño del bar y, mientras orina, lee detenidamente una de las inscripciones cuidadosamente talladas en la pared: “Una vez bebí una gota de mi propio semen. Su sabor era amargo.” La letra es impecable y la frase no tiene faltas de ortografía (lo cual, de más está decir, es muy extraño en este contexto). Francisco piensa en el último enunciado. Por alguna razón lo asocia a otra cosa. A lo amarga que es la vida. Piensa en que el anónimo autor del mensaje quiso referirse a la amargura de la vida. La amargura de levantarse cada día sabiendo que no somos más que ratas en las cloacas del palacio de Dios, y que nunca nos vamos a ganar su simpatía. Francisco volvió a la mesa, se sentó y continuó bebiendo. No bebía con calma, ni disfrutaba haciéndolo. Parecía, más bien, parte de una misión. Debía beber, esa era su tarea en ese lugar. Y luego, quizás debía conducir hasta su casa, si no perdía el conocimiento allí mismo y quedaba tirado. Beber y conducir. A esta altura del partido ya todo el mundo sabe que no se debe beber y conducir. Y sin embargo la gente sigue bebiendo y conduciendo. Y matándose en accidentes, por supuesto. La explicación es sencilla: beber y conducir está bueno. Tan simple como eso. Y además no queda otra. No es buena idea volver caminando, y los taxistas te asaltan, es preferible morir antes que dejarte robar por un taxista. Y ni que hablar de esperar un ómnibus de madrugada. Qué esperanza. Francisco sonríe por un instante, luego se queda serio mirando fijo una grieta en la pared. La vuelta a la casa transcurre con calma. Puede describirse como el suave deslizamiento de un auto por calles desiertas bajo luces amarillas. Casi en total silencio. Llaves hacen sonar la cerradura. Una luz se enciende. Hay olor a encierro y a humedad. Cajas apiladas, ropa amontonada en el piso, revistas pornográficas. Francisco se tira en un colchón. No hay sábanas. Se escuchan ladridos. Es el perro del vecino. El perro insomne que mantiene religiosamente su rutina de ladridos nocturnos desde hace meses. El perro que enloquece a Francisco. El perro que debe morir. Basta con saltar la cerca y destrozarle la cabeza con cualquier objeto contundente que haya a mano ¿Cuánto tiempo puede llevar? ¿Dos minutos? El viejo ni se va a dar cuenta, cuando se levante va a encontrar al perro masacrado y se va a tener que joder ¿Quién lo manda a tener ese bicho de mierda? ¿No se puede conseguir un perro que duerma de noche y ladre de día? Viejo puto. Inmerso en sus pensamientos asesinos, Francisco se duerme. Despierta un par de horas después, vomita sobre piso junto al colchón y se levanta. Es tarde, va a llegar tarde al trabajo. Sale sin desayunar. Corre en el auto. Pasa tres semáforos en rojo, casi atropella a una vieja. Llega. Todos lo esperan ansiosos. Lo visten, lo maquillan y sale al aire en treinta segundos. Durante los siguiente cuarenta y cinco minutos Francisco es Pancho, el Payaso. Canta, baila, cuenta graciosas historias, protagoniza improvisados sketches y realiza divertidos juegos en los que participan niños que, emocionadísimos, vienen a veces desde muy lejos sólo para conocerlo. El programa se emite en vivo todas las mañanas de lunes a viernes, nueve meses al año, durante muchos muchos años.
 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.