La Maldición Fattoruso


     La Maldición Fattoruso, para quienes no estén familiarizados con ella, bien podría hacer referencia a alguna especie de enfermedad infecciosa que ataque a quienes osen abrir el ataúd de Osvaldo Fattoruso, y cuya sintomatología sea convertirse en el acto en baterista de jazz fusión hasta morir. No obstante, la Maldición Fattoruso no tiene nada que ver con esto.
     Cuando muchos creíamos que era Osvaldo el Fattoruso más falto de dicha, empiezan a aparecer datos que nos hacen concluir que, aún compitiendo contra alguien ya fuera de juego en la carrera en de la vida, Hugo es definitivamente el más desafortunado. Y el término “desafortunado” nunca gozó de tanta literalidad como en este caso, puesto que la Maldición Fattoruso (que existe desde hace mucho tiempo pero que recién se conceptualiza ahora) consiste en no lograr hacer un peso mientras se hacen méritos para amasar una fortuna. Cuando esta maldición recae sobre un músico, este no puede dejar de hacer cosas tales como ceder todos los derechos de por vida de algunas canciones (recordemos el emblemático caso del tema “Break it all” de Los Shakers), firmar contratos sin leerlos o componer hits y regalarlos.
     Aclaremos que la Maldición Fattoruso ha recaído sobre muchas personas y en diversos ámbitos, citemos por ejemplo al uruguayo creador de twitter que cambió todas las acciones de su invento por una Volswagen Parati.
     Es algo que la persona que padece esta maldición sencillamente no puede controlar, como no hay mucho estudio sobre el tema (incluso hay escépticos que niegan su existencia), no se sabe bien si recae sobre sujetos talentosos para hacerlos infinitamente desdichados, o si la adquisición del talento forma parte de la maldición misma. En tal caso, consistiría en otorgarte una habilidad especial para luego quitarte toda posibilidad de sacarle provecho. Como tener la capacidad mental para ser el mejor ajedrecista de todos los tiempos pero ser un pescado.
     Para entender mejor todo esto, acá dejo una lista de ocho de los mejores y más exitosos temas compuestos originalmente por Hugo Fattoruso, para luego regalarlos, o cambiarlos, o perderlos de alguna forma y que otros artistas salten a la fama, sean ricos y tengan mujeres y autos.



Yesterday  -  Lennon/McCartney (H.Fattoruso)

     Hugo siempre tuvo la poco uruguaya costumbre de desayunar huevos revueltos, así se llamó este tema cuando originalmente lo compuso él, luego de haber soñado íntegramente la melodía. Cedió los derechos de este tema a cambio de  un autógrafo de Ringo en un póster que tenía (circa 1965). Años más tarde, se puso en contacto con los abogados de McCartney para ver si podían llegar a algún acuerdo. Estos le enviaron un póster firmado por los cuatro Beatles y le dijeron que no molestara más a sus clientes.





Auto rojo – Vilma palma e vampiros (H. Fattoruso)

     Si bien se dio a conocer recién en la década de los 90, este tema ya existía desde hacía más de tres décadas. Compuesto por un Hugo adolescente que sólo pensaba en chicas, grabó por primera y única vez este tema de forma muy precaria para luego regalárselo a una noviecita que tenía por ese entonces y con la cual había iniciado su vida sexual. No volvería a sonar hasta que Vilma Palma e Vampiros sacara su disco “3980”, en 1993. Al escuchar su canción sonando en todas las radios, Hugo le escribió a los músicos de la banda argentina reclamándole los derechos por su composición, la contestación que recibió fue a través del abogado, quien le pedía dejara de molestar a sus clientes.



The Final Countdown – Europe (H. Fattoruso)

     Tema compuesto por Hugo Fattoruso para ser tocado originalmente por “Opa”. Si bien sonó varias veces en algunas salas de ensayo, nunca llegó a ser tocado en vivo dado que al propio Hugo no le terminaba de convencer. Por ese entonces, exiliados de la dictadura uruguaya, el grupo vivía y tocaba en Estados Unidos pero estaban en contacto permanente con otros músicos exiliados en otras partes del mundo. Como bien sabemos, Suecia fue uno de los países elegidos por los comunistas para irse a vivir allá, porque decían que cuando los suecos se compraban un electrodoméstico nuevo, dejaban el viejo –que andaba lo más bien- en la calle. En esa correspondencia que establecían con compatriotas exiliados, Hugo envió una grabación de un ensayo de Opa a un amigo en Suecia. No se sabe como fue a parar a manos de Joey Tempest (vocalista de la banda sueca Europe), pero a mediados de la década de los ochenta, el tema de Fattoruso ocupaba la posición número 3 en el Billboard Hot 100 de los Estados Unidos. Esta vez no quiso demorarse y mandó una carta a Tempest reclamando lo que era suyo. Recibió, meses más tarde, una contestación de lo que parecía ser un abogado enojado hablando en sueco. La carta tenía muchas palabras con una letra que es como la “o” pero con una rayita atravesada. Hugo no la entendió y finalmente decidió desistir del asunto.



Rayando el sol – Maná (H. Fattoruso)

     Mundial de México 1986. Hugo Fattoruso, futbolero de ley, decide viajar con unos amigos a disfrutar de la fiesta mundialista, entre ellos se encontraba Alfredo Zitarrosa, quien aprovechaba la ocasión para visitar a algunos amigos que se quedaron en México luego de la dictadura y no volvieron más. Hugo dice haber compuesto esta canción en homenaje al gol de Maradona contra Inglaterra, y que aunque no parezca, es una canción llena de metáforas que refieren a esa mítica jugada. Luego de grabarla en su cuarto de hotel, se la regala a Zitarrosa, quien aparentemente* la tira a la basura por considerarla una porquería. Tres años más tarde, el disco “Falta Amor” de Maná copa todas las góndolas de las disqueras de Latinoamérica con “Rayando el Sol” como corte de difusión. Hugo se pone en contacto con el baterista de esta banda para pedir explicaciones y lograr un acuerdo con el cobro de los derechos. Días después, recibe en su casa una carta de un bufete de abogados mexicanos instándolo a que dejara de molestar a sus clientes. Utilizaron un lenguaje bastante violento.



Notti Magiche - E. Bennato/G. Nannini (H. Fattoruso)

     Hugo Fattoruso es invitado por la organización del Mundial de Italia 90 a crear una canción para dicho evento; la misma competiría con algunas otras composiciones de diversos artistas en busca de ser la música oficial del Mundial. Hugo escribe letra y música del conocidísimo “Notti Magiche” y gana este concurso cerrado. Como es habitual que suceda en ámbitos donde la cossa Nostra mete la mano, engañaron a Fattoruso y firmó un contrato (sin leerlo previamente) en el que cedía todos los derechos de esta canción a Edoardo Bennato y Gianna Nannini, hijo y nuera respectivamente de Giacomo Bennato, un pez gordo de Sicilia. En esta ocasión Hugo prefirió dejar las cosas así nomás.



Mujer Amante – Rata Blanca (H. Fattoruso)

     Sumergido en un profundo pozo depresivo luego de la estafa de Italia, Hugo pasa por su peor momento creativo y en 1990 compone la balada rock “Mujer Amante”. A pesar de su incapacidad para discernir lo bueno de lo malo en ese momento tan oscuro de su vida, logra percibir inmediatamente que ese era el peor tema que jamás se haya escrito en la historia de la humanidad y sabe que tiene que deshacerse de él. Arruinado emocional y económicamente (en esos días asumía Luis A. Lacalle la presidencia de la República), Hugo decide vender un montón de temas a unos productores argentinos por unos pocos pesos. Es así que aprovecho y mando Mujer Amante en ese paquete. Ese mismo año salía a la calle el álbum “Magos, espadas y rosas” de la banda argentina de heavy metal Rata Blanca, cuyo segundo track era, precisamente, Mujer Amante. Al ver el éxito comercial que este tema generó, decide defecar sobre su propia dignidad y escribirle una carta a Adrian Barilari y Walter Giardino reclamándoles los derechos por la autoría del tema en cuestión. Estos le responden que no saben quién es él y que están casi seguros de que ese tema lo escribieron ellos por más que no hable explícitamente de dragones. Además le piden que deje de molestarlos o de lo contrario emprenderían acciones legales.



Samba de Janeiro - Airto Moreira (H. Fattoruso)

     Retrocedemos al año 1973, momento en que Hugo, un tipo al que le gusta viajar mucho, se encontraba en Brasil grabando con Airto Moreira el disco “Fingers”, que con su nombre homenajeaba a un reconocido tema homónimo de Opa. Hugo, por hacer una gracia, le propone intercambiar el tema de su autoría “Samba de Janeiro” (originalmente llamada “Tombo en 7/4”), por una canción horrible de Airto que se llama “Paraná” y que nadie conoce. Así, el tema de Hugo aparecería en el disco de Airto y viceversa. Casi cuarenta años después, unos alemanes hacen un remix del tema que Fattorusso le cambiara pelo a pelo a Airto, se hace muy famoso y, casi como una broma del destino, se elige como canción para el Mundial de Brasil 2014. Hugo se enoja y manda una carta a Airto diciéndole que eso no podía ser. Días después recibe 5 mil dólares de parte del músico brasilero pero Hugo, preso para siempre de la Maldición Fattoruso, le devuelve el dinero y sigue insistiendo en que le devuelva su canción. La siguiente contestación vino por parte de los abogados de Airto, quienes le sugerían que dejara de fastidiar a su cliente.



Happy Birthday To You - Mildred Hill/Patty Hill (H. Fattoruso)

     Si bien no hay ningún tipo de pruebas de que la famosa melodía del Feliz Cumpleaños la haya compuesto Hugo Fattoruso, él afirma haberla creado a fines del siglo XIX, cuando era un vampiro y vivía en Chicago. Según su versión, las hermanas Hill (quienes tienen el copyright de la canción hasta el 2030) solamente le habrían puesto una tonta letra a la melodía que él mismo compuso para ser cantada en el jardín de infantes donde las Hill trabajaban. Fattoruso asegura que de no tener éxito por las vías legales, estaría dispuesto a esperar hasta el 2030 para quedarse con su canción e incluso proponerlo como tema para el Mundial.


Las aventuras de Tamara, la rana Tupamara.










1- ¿Dónde te metiste, Tamara?


Tamara otra vez hizo de las suyas. Ay, Tamara, Tamara ¿qué vamos a hacer contigo, me querés decir?

Era una tarde templada de Setiembre, y la mamá de Tamara estaba en la cocina. Tamara, la Rana, estaba sentada sobre la alfombra, revisando atentamente su álbum de moscas. La mamá de Tamara es muy, muy distraída. Esta vez, por ejemplo, puso una torta en el horno y se sentó a mirar su novela preferida en la tele para esperar a que la torta se horneara. Un rato después, Tamara la Rana y su mamá, comenzaron a sentir olor a quemado. ¡Era la torta!
La mamá de Tamara corrió hacia el horno y con los guantes puestos abrió con cuidado la puertita: la torta estaba toda quemada.
-¡Uy, se me quemó la torta!- exclamó la mamá de Tamara.
Tamara la Rana la miró, pensativa. Luego, le dijo:
-¿Y qué vamos a cenar, mami? Esta torta está toda quemada.
La mamá de Tamara se quedó pensando un momento.
-Mmm…Voy a ir al supermercado ahora, y voy a comprar los ingredientes que me faltan para hacer otra torta. En la vida es muy importante intentar hacer bien las cosas, no importa si a veces nos equivocamos.
A Tamara la Rana le pareció que lo que decía su mamá era muy cierto.
-Esto es muy cierto- pensó Tamara la Rana.
La mamá agarró su cartera y salió rumbo al supermercado.

Cuando volvió ¡Qué sorpresa le esperaba!
Tamara no estaba en la casa. La mamá la llamó, una y otra vez. Recorrió todos los cuartos, la buscó en el fondo, en el jardín, pero nada.
-¿Dónde te metiste, Tamara?

Tamara la Rana, formaba parte de un comando del MLN Tupamaros. Aprovechando los descuidos de su mamá despistada, había participado de una acción con su amigo inseparable: Trapo el Sapo. Su amigo inseparable llevaba ese apodo porque el muy travieso se la pasaba remojando un trapito todo mugriento en éter, y aspiraba todo el día. ¡Qué plato este Sapo!

Juntos, con otros sapos y otras ranas de la vanguardia socialista armada, habían secuestrado a Leonel el Coronel, un maligno académico Puertorriqueño, director de la cátedra de Vivisección 3 en la Escuela de las Américas. Leonel el Coronel era un señor muy malo. Tamara la Rana y Trapo el Sapo lo tenían en una celda en la Cárcel del Pueblo.
-¿Así que vos les enseñás a los milicos a pasarle la picana a los batracios compañeros, eh?- dijo Trapo el Sapo, aspirando de su trapito humedecido en éter.
-No…Yo no- dijo Leonel, el Coronel.
-Ay, Leonel, Leonel –decía Tamara- ; ¿no te parece que ya sos grande para andar mintiendo?
-Bueno, sí. Yo les enseño. Pero se lo merecen ¡Son batracios marxistas!- gritó Leonel el Coronel.
Trapo el Sapo lo miró, asombrado. Luego su expresión pasó a ser de furia.
Trapo y Tamara la Rana se miraron.
-Tenemos que darle una lección a este hombre- dijo Trapo el Sapo.
-¡Sí! Pero… ¿cómo podemos darle una lección?- preguntó Tamara la Rana.
-¡Qué buena pregunta!- dijo Trapo el Sapo.
Los dos batracios pusieron sus manos en el mentón y comenzaron a caminar, pensativos. De pronto, Tamara tuvo una idea:
-¡Hagámosle cosquillas!
-¡Sí, hagámosle cosquillas hasta que no aguante más de la risa!- gritó Trapo el Sapo, entusiasmado.
-¡Por favor, cosquillas no!- gritó Leonel el Coronel, desesperado.

Le hicieron cosquillas durante dos horas y Leonel el Coronel no podía parar de reírse.
Después lo ejecutaron con un balazo en la frente, para que no pudiera enseñar a torturar a nadie más.

La Dull Fest






Es celebrable que en tiempos de escasos eventos novedosos, de grupos empresariales que invierten su dinero en traer grupos de esa mierda horrible que se llama Metal o en organizar tristes versiones de Pilsenroques en ciudades fantasmas como Flores, un grupo de empresarios haya decidido jugársela y crear un evento más realista, más adaptado a nuestra idiosincrasia, sin perder ese sabor a dependencia colonial que tienen las cosas novedosas que llegan a nuestra pequeña provincia Oriental. La Dull Fest. Un nombre en inglés, con dejo lejano de alemán. La Dull Fest, la fiesta del hastío. La fiesta del aburrimiento.





La idea motora de los organizadores de la Dull Fest es organizar una fiesta aburrida, una fiesta del hastío, donde la gente no va a pasarla bien sino a mostrar pública y colectivamente lo mal que la está pasando. 

Los organizadores de la fiesta se encargarán de mantener un ambiente lúgubre, de tristeza, de angustia y aburrimiento. Para conseguirlo hacen uso de música pertinente (Nirvana Unplugged, Traidores acústico- con media hora de “Flores en mi tumba” en un loop contínuo-, Radiohead, The Cure y discursos de Ehrlich; se sugirió en un momento pasar durante dos o tres horas también en loop el tema Mujer Amante de Rata Blanca, pero como eso sería una clara violación de los derechos humanos los organizadores decidieron no hacerlo.

Los concurrentes podrán ir vestidos del color que deseen, siempre y cuando ese color que deseen sea el negro. 

Los organizadores de la Dull Fest han convenido en la necesidad de  contratar a algunos individuos para realizar tareas indispensables durante la fiesta. Éstos individuos son, entre otros:

Los Patovicas: 

Un grupo de sujetos de contextura cónica, con remeras ajustadas que dificulten la normal irrigación de la sangre hacia el cerebro y como consecuencia de ello dificulte la elaboración del pensamiento, se encargará de detener, reducir y retirar del recinto donde se realiza la fiesta a todo aquel concurrente que se comporte de un modo no deseado, pongamos por caso, que sonría, o que directamente suelte una carcajada. Del mismo modo serán tratados los desubicados que se metan con los demás o pretendan causar problemas, es decir, aquellos que se atrevan a hacer un chiste.

Los Desanimadores:

La Dull Fest contará con un grupo de personas vestidas de sepulturero de película de terror para adolescentes, con pilot, botas de lluvia embarradas, completamente empapados, arrastrando los pies y cargando una pala. Su tarea será acercarse a los grupos de gente que aparenten estar disfrutando de la fiesta, abordándolos con frases como “mientras vos estás acá divirtiéndote, hay una madre que está llorando la muerte de su pequeño hijo, aferrada a su ataúd”, o “espero que disfrutes este momento, porque lentamente irás envejeciendo, tomando más vívida conciencia con dolor físico del paso de los años, y sentirás el pánico de ver a la muerte, implacable, al acecho: esta tal vez sea tu última bocanada de aire, que la disfrutes” para luego alejarse a desanimar a otro grupo de personas.

Los Lectores: 

En el correr de la noche, desde puntos estratégicos del recinto, un grupo de empleados leerán pasajes de El Pozo, de Onetti, una y otra vez. Una y otra vez. Una, y otra, vez. Haciendo especial hincapié en la parte de: “Un gaucho, dos gauchos…treinta y tres gauchos”

Los Lamentadores:

Los organizadores dispondrán en los lugares más oscuros del recinto a un grupo de personas cuya función será la de efectuar lamentos de dolor, gemidos de angustia, exclamando consignas de desesperación para conseguir un ambiente de tristeza.
En el momento pico de la fiesta habrá una proyección de imágenes de operaciones de vesícula vistas desde la perspectiva del cirujano mientras se escucha el tango La Cieguita, interpretado por Carlos Gardel.
En cada mesa, a modo de centro de mesa, habrá obviamente un arma. Habrá incluso efectos de audio que imitarán los sonidos de disparos, empleados que se pasearán con revólveres de fulminantes fingiendo suicidios  y el sonido de los disparos de algún desanimado que en efecto decida terminar con su vida.
Al final del evento se elegirá la mejor cola de la fiesta, el mejor imitador de Juan Domingo Perón y se hará un recuento de los cadáveres de los concurrentes que rápidamente serán trasladados a la zona de freezers para ser utilizados en la próxima edición de la Necrofilia Fest, organizada por el mismo grupo empresario de la Dull Fest.

Una fiesta para toda la familia.





 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.