Freud: las 5 conferencias - El sexo en la consulta psicológica


El sexo en la consulta psicológica

Algunas de las ideas que voy a exponer hoy las pueden encontrar en trabajos ya publicados tales como “El orgasmo durante el análisis” o “Hermenéutica y eyaculación”, entre otros. Es importante que quede claro que las teorías aquí desarrolladas parten de la experiencia clínica y no de las tantas conversas con mi querido amigo Wilhelm Fliess, viejo lobo de mar con el que hemos pasado incontables madrugadas acodados en el mostrador del Hässembaüer Night Klubb.
No obstante, conviene no desmerecer el saber que las cervezas del Hässembaüer conceden a quienes de ellas bebieren, de hecho he comprobado -no sin algo de embebecimiento- cuán productivo resulta para el análisis considerar a la paciente como una stripper del Hässembaüer. Sé que esto puede no alegrar a algunos puritanos ascéticos autoflagelantes que nunca sintieron en sus paladares el sabor del alcohol, ni sus tabiques la frescura de la cocaína, pero ¡qué les sorprende! ¡¿no recuerdan acaso que fui yo quien dijo eso de que los niños son unos polimorfos perversos que solo quieren fornicar salvajemente todo el día con su propia madre y matar lenta y dolorosamente a su padre?! Así pues, que diga que las mujeres que acuden a nuestra consulta deban ser consideradas como unas fútiles bailarinas del caño no debería alarmarles.
Pero ¿por qué digo que debemos pensar a las padecientes como unas simples rameras sin alma ni psique, solo con un cuerpo capaz de contornearse alrededor de un caño? Porque de esta manera resulta más fácil romper la barrera contratransferencial que nos impide acostarnos con ellas. Y se preguntarán entonces, por qué resulta tan importante para el análisis el sexo con la paciente; es una pregunta interesante. Como sabrán, en algunos de mis escritos he afirmado que el objetivo último del psicoanálisis (como de casi cualquier actividad llevada adelante por el hombre) es conseguir tener sexo sin compromiso, en este caso, con la consultante. Hoy quiero reformular un poco esa teoría.
He advertido que aquello que dimos a llamar neurosis de histeria, encuentra su cura en el acto sexual, así entonces, la histeria no sería más que la falta de sexo. Es por esto que no he encontrado entre las trabajadoras del Hässembaüer ninguna histérica, y es culpa de nosotros los analistas, que nuestras pacientes sigan alucinando con víboras, soñando con caballos, revolcándose por el piso y arqueando sus espaldas. Es nuestra culpa por considerar que para abrir camino al inconsciente tenemos que mantener cerrada nuestra bragueta. La respuesta es y siempre fue, el pene. Quiero aclarar, porque me han consultado lo mismo en reiteradas ocasiones, que cuando yo en mis libros hablo del “falo” lo que quiero decir es pene, pija, verga, como más les guste, sin más significados que el que pueda tener cualquiera de esos significantes.
Ahora bien, tenemos que para curar a la histérica vamos a tener que clavarla como a un zapato, ¿pero qué sucede si ella no quiere? A esto podría responder que, al igual que los niños temen a la vacuna e igualmente tienen que someterse al pinchazo para no enfermar, nosotros analistas, podríamos instar en este sentido a la paciente a entregarse a la cura que solo nosotros le podemos proveer. Empero, la experiencia clínica me ha demostrado que esto no  es necesario y voy a explicar el por qué de una manera muy simple.
Así como el niño quiere serrucharse a la madre, la niña quiere lo mismo con el padre. Como eso está bastante mal visto socialmente, lo reprimimos para no andar marcando, pero lo cierto es que esas ganas siguen ahí, ahora de forma inconsciente. Los ñatos entonces, andan por la vida buscando mujeres que se parezcan a la madre, y las pibas andan buscando borrachos que se parezcan a su padre. Ahí entra la figura del analista, que viene a representar al padre. Entonces lo que pasa es que ellas se enamoran de nosotros pero porque en realidad le tienen ganas al padre. Y ahí está la clave de todo esto. No debemos utilizar la estrategia de la vacuna, porque así como el niño llora y patalea, la mujer adulta puede hacer más o menos lo mismo y no queremos ir presos por violación. Lo que vamos a hacer entonces, es jugar al papá. Ahí va a aflorar el inconsciente, se va a caer la represión y se va a dejar hacer lo que se te ocurra. Algo que puede ayudar es disfrazarse más o menos parecido a lo que sería el padre de la paciente, usar bigotes falsos de ser necesario, algún mameluco en caso de que sea mecánico, incluso silla de ruedas o extremidades ortopédicas, créanme que puede resultar muy divertido y excitante.
Al finalizar la consulta díganle a su paciente que van a comprar cigarros y no regresen nunca más a ese consultorio. Ella llorará un rato, quizás un par de días, pero la histeria se habrá curado para siempre.


video
 

Freud: las 5 conferencias:

I – El sexo en la consulta psicológica
II – Las drogas y el psicoanálisis
III – A cerca del descubrimiento del inconsciente
IV – Psicoanálisis y religión
V – Psicoanálisis peronista, nazismo y psicoanálisis.

4 comentarios:

  1. Doctor, esto es genial, simplemente genial. Me gustaría que expusiera esta teoría en el próximo Congreso Interamericano de Sexología Clìnica y Ramas Afines. Quien le escribe la Dra. Silvia Diaz Perdién Doleche y mi colega la Dra. Alejandra Largoya estaremos allí tambièn con nuestra ponencia, presentando el extraño caso de Gertrudis, una sexagenaria con problemas de disfunción eréctil a causa del prolapso en la rótula y otros trastornos de diversa índole. En cualquier momento le paso el caso porque me interesaría muchísimo su opinión, tanto como profesional como de guarango nomás. Atte.: Dra. Silvia Diaz Perdién Doleche.

  1. Heisenberg dijo...:

    No leí nada de lo que puso doctora, simplemente me quedé imaginando cómo será su foto completa. Ni se imagina la cantidad de cosas que puse ahí abajo, hasta me la imaginé sirena y centauro hembra.

  1. Darío dijo...:

    Que relajado todo esto. Puro relajo. Palabras de relajo, video con respuestas de relajo. Bocasucias. Puro relajo. Y relajo en los comentarios. Me voy a rezar.

  1. El Josefio dijo...:

    Aguante Dani Umpi!!!!!

 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.