Cómo manejar material radioactivo sin dejar la cocina hecha un asco




¿Cuántas veces nos ha sucedido que estamos cocinando con mucho entusiasmo un bizcochuelo de Uranio y cuando le vamos a poner el baño de Plutonio nos damos cuenta que la torta quedó preciosa pero la cocina nos quedó hecha un asco?

 Manchas por aquí, manchas por allá, manchas de metal derretido en el suelo que después andá a sacarlas, cacerolas de color verde fosforescente, tubos de ensayo humeantes o reventados, y las hornallas de la cocinita a gas totalmente chorreadas con Titanio gasificado. Un desastre. Hasta la foto de Perón en la pared se nos empieza a derretir.

¿Pero, saben qué, chicos? ¡Esto se puede solucionar fácilmente si uno es precavido! No hay necesidad de abandonar semejante delicia como una torta de Uranio bañada en Plutonio, o un Titanium Pie, un buen plato de sushi Fukushima o un exquisito sufflé tres brazos a la Chernóbil.

Vayamos a los consejos:

1- Austeridad.


 El secreto para cocinar con material radioactivo y no hacer un enchastre está primeramente en usar las cosas que nos resultan verdaderamente imprescindibles; es decir: no usemos más utensilios de los que nuestras manos puedan abarcar, recuerde que solo tenemos dos. (Excepto aquellos ucranianos de la tercera generación post Chernóbil y algún pulpo vanguardista japonés de Fukushima.)


2- Concentración.

Manténgase atento todo el tiempo. Si usted tiene música de fondo y lo distrae, o la tele, o algún familiar diciendo cosas intrascendentes le impide concentrarse, pues bien, apáguela radio, apague la tele y mate a su familiar. ¿Dije matar? Quise decir pedirle silencio. Y si no colabora, inmovilícelo. Y san se acabó. La atención es fundamental para cocinar sin dejar suciedades y enchastres innecesarios. Porque está claro que cuando uno cocina, ensucia, pero muchas veces ensuciamos más de lo necesario, y cómo nos frustra eso.



3- Comunicación


Es importante mantener una comunicación clara y fluida con sus ayudantes de cocina, en caso de que los haya, o con sus esclavos chinos inmigrantes que esconde en el sótano o en el garage; es importante que a ellos también les quede claro que el derroche de recursos, la falta de concentración y el despiste son cosas absolutamente negativas a la hora de mantener la cocina limpia.


4- Evite escenas de violencia.


Es importante que a la hora de cocinar, no sólo para mantenerse concentrado en el proceso de cocción, sino también para impedir que se nos ensucien más cosas, evitemos –esto creo yo que es fundamental- escenas de violencia doméstica. En caso de que sea estrictamente necesario agarrarse a los roscasos con alguien de su familia, hágalo en la vereda, en la vía pública, porque de esa manera la violencia dejaría de ser doméstica y pasaría a ser “pública”. De cualquier modo, lo mejor sería abandonar todo tipo de enfrentamiento violento: no olvide que mientras usted está tratando de resolver sus limitaciones comunicativas mediante el abuso físico, se le puede estar enchastrando la cocina.
Si usted está en el medio de una pelea, deténgala a cualquier costo, tal vez diciendo cosas como: “te cagaría a piñas, pero me hierve el Plutonio” o “dejá de pegarme un poquito  ¿no ves que se me pasa la tortilla nuclear?”


5- Cuidado con los dragones.


El dragón es muy de meterse en cocinas ajenas para desbaratar todo. Incluso hay reportes de prestigiosas cadenas informativas de Malta y de Bosnia Herzegovina que muestran videos donde se ve claramente a un grupo de dragones menores de edad ensuciando con chumbitos de Plutonio una cocina en menos de un minuto. Se ve como los dragones menores infractores ensuciadores de cocina con material radioactivo disfrutan de su vandalismo, porque se los oye gritar eufóricos “cómo nos estamos divirtiendo,che, cómo nos estamos divirtiendo”, con sus caras desencajadas, seguramente endrogados con droga de la marihuana, o con tres o cuatro mercas que se habrán metido por la nariz, escupiendo fuego al techo de la cocina y chumbitos radioactivos al suelo. Y el ministro Bonomi Bosnio mirando para otro lado. Vergüenza.

2 comentarios:

  1. Anónimo dijo...:

    Esto me viene al pelo porque mi cocina es un chiquero y a mi me encanta el titanium pie y me la paso dale que te dale con la cocina

    ahora...
    la foto de "concentración" ....que carcajada solte carajo

    SH

  1. Anónimo dijo...:

    la foto de peron! no arruinar la foto de peron es lo que me lleva a seguir estos consejos al pie de la letra

    abrazos

    Txus

 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.