Por puta te pasan, sí.

Poco tiempo después de escribir este post, un amigo me paso un link, "mirá, la versión uruguaya de La loca de mierda". Se trataba del blog Por puta me pasa, sí.

Supe que tenía que salir de esa pagina cuando me descubrí leyendo:

"Como me quiere, lo quiero dejar, como lo quiero dejar, el me quiere más, al quererme más lo trato mal, al tratarlo mal, el se aleja, al alejarse, lo empiezo a querer, al quererlo, me trata mal, al tratarme mal, lo quiero más, me quiere dejar, ahora lo amo, me deja y lo sigo amando, anda con otra y me desespero."

Pero seamos justos, porque esto descontextualizado parece extraído de la revista Upss!, quizás este fragmento no es lo más representativo del blog, aunque sí de su filosofía. Por más inofensivo que suene esta cita, igualmente es importante, creo yo, que una novia –o algo parecido- no acceda a este blog por una única pero contundente razón: hay cosas mejores para leer.

Si pensaban que era porque las iba a volver putas o lesbianas, o ambas cosas, la respuesta es no. No hay peligro por eso, y si así se diera, no estaría nada mal. Peor sería si fueran putas-lesbianas-zombies por ejemplo. Aunque quizás eso tampoco este tan mal… como sea, lo que esta ciertamente mal es ver a un ser querido leer ese blog y no hacer nada, eso es negligencia.

La cosa es así: las pre-adolescentes que hoy leen Upss!, mañana podrán leer Por puta me pasa y mirar a La loca de mierda, pero pasado mañana igualmente acabarán en Cosmopolitan.

Macho es el que prueba y no le gusta

Para los que no conocen el blog, recomiendo que lo visiten y formen sus propias opiniones, que después de todo no quiero ser el informativo del canal 4; pero eso sí, sepan dejarlo a tiempo.

Para los que prefieren no entrar y quedarse con mi taciturna visión cósmica, les cuento que las autoras de Por puta me pasa son dos féminas que yo creo clasifican en el tipo de minas que leen más blogs que libros, que no digo que no sean preferibles a las que leen más tweets que blogs, pero que sin dudas miran la misma cantidad de comedias románticas. Lo que es casi un hecho, es que terminarían en Bluzz –más concretamente en el baño- siguiendo cualquiera de los caminos posibles de este diagrama de flujo que otrora confeccionara para ser utilizado en casos como este. ¿Acaso se pensaban que era una mierda inservible? Yo también.

Hay que decir que ellas, sin embargo, tienen cosas interesantes como por ejemplo el uso del anonimato a la hora de escribir. Si bien aparentemente la mayoría de los lectores conocen a ambas escritoras (de pronto me pareció demasiado grande esa palabra), jamás se deja ver quién escribe cada cosa, habilitando el siempre válido argumento de "ah no, eso no lo escribí yo" ante la interpelación de algún chongo (antes de conocer esa página, el término “chongo” no formaba parte de mi léxico); es un buen recurso para aplicar cuando uno es conciente de que lo que está escribiendo apesta, así como el pseudónimo sirvió en otros tiempos para putear a dios y no ser cocinado en una hoguera, y hoy nos sirve a nosotros no sabemos bien para qué.

Psicoanalistas, no piensen que quiero cocinar vivas a estas chicas. Lacanianos, ojo con el sentido que le dan a la palabra “cocinar”. Cocineros, la carne humana queda mejor a las brasas o al spiedo? Fernando Parrado, qué opinas de todo esto?

La Puta de mierda

Creo que lo que sucede con La loca de mierda y con Por puta me pasa no es otra cosa que el apropiamiento por parte de la mujer del terreno de la ordinariez, que antropológicamente siempre estuvo habitado por el discurso del hombre. No hay un cambio de paradigma, no hay descentramiento, no hay nada más que una forma de decir –y no tanto de hacer, puesto que la palabra aparece como vehículo de una lógica exhibicionista que consiste en contar el tamaño de los penes que han visto- que es emergente de todo lo que alguna vez dije acá y que de algún lado lo habré robado.

La gran diferencia con la propuesta de La loca de mierda es lo que se vende, en un caso se vende una idea y una producción audiovisual, mientras que en el otro la moneda de cambio es el capital simbólico.

Pero esto que digo perderá vigencia cuando eventualmente editen por Hum algún libro rosado con un dildo en la tapa.

Aquí lo interesante es lo que hacen con el concepto de “puta”, no se le cambia el significado ni el sentido, solo el signo que va delante, lo que hacen es re-polarizarlo, pasando así a tener todo un conjunto de connotaciones positivas pero naturalmente, dentro de un cierto sistema de signos, puesto que fuera de este, para la vecina seguirán siendo unas putas de lo más anodinas. Estas son cosas que pasan cuando alguien se autoproclama puta.

Pero inventemos una parábola para que ellas lo entiendan: tenemos ante nosotras un baño cagado, meado y vomitado, excelente lugar para sentirse una puta sucia garchando con un veterano casado y con hijos, pero no así para hacer pipí…

Bueno, creo que voy a tener que ir a clases de parábolas con Jesús.



Ellas son las que escriben Por puta me pasa, son mellizas y les gusta divertirse

4 comentarios:

  1. NeoTupamaro dijo...:

    Che, seguro te faltan lecturas de Blog. Te paso una pequeña lista: -Bestiaria (Carolina López, creadora también de la serie que pasan por canal 5: Ciega a Citas), tema: las mujeres.
    -Después estaba una porteña muy sexópata, quien patentó la palabra: Chongo. Se llamaba rubia lulú, y si la encontrás dale mis saludos.
    Estas tienen todo el aire de plagiar a la segunda, con los aires superados de la primera (la primera era gorda, después se hizo el by-.pass gástrico)

  1. Heisenberg dijo...:

    Dale gracias! ya los anoto para no leerlos nunca.

  1. Anguila Yimeil dijo...:

    Ese diagrama de flujo es genial!

  1. Anónimo dijo...:

    No se olviden de Kira por favor: http://www.freeway.com.uy/revista/columnista/20_Mis-confesiones/

 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.