El post que algunos idiotas van a calificar equívocamente de misógino

El otro día estaba mirando “Esta boca es mía” (por favor, traten de no dejar de leer acá mismo) y se estaba debatiendo sobre la maravillosa propuesta del alcalde de La Paloma Alcides Perdomo, aprobada por unanimidad en el Concejo Municipal, de hacer todo lo posible para que no haya promotoras que estén buenas durante el verano rochense. La idea es no auspiciar ni contratar servicios, o brindar beneficios tributarios a empresas que utilicen promotoras para sus eventos, “que tengan determinadas cualidades físicas”. Ante esta vaga y ambigua respuesta se le preguntó cuál sería entonces el tipo de promotora permitida, a lo que respondió: "Si fuera una mujer normal, media gordita no habría problema".

No se si es necesario continuar este post o quizás cada uno deba continuarlo como quiera, algo parecido a los Elige tu propia aventura pero imaginando diferentes tipos de tortura para Alcides.

Se podrían poner sobre la mesa muchísimos argumentos antropológicos y sociológicos para desmerecer la propuesta de este señor, se podría decir que desde que el mundo es mundo, en todas las culturas las personas que en ese momento se consideraban bellas eran empleadas para fines que las otras personas menos agraciadas no estaban aptas para cumplir. O incluso se podría decir que en los trabajos en los que se requiere gente inteligente se discrimina a los más burros, o que en los que se requieren gente con mucha fuerza se discrimina a los más débiles, o que en los trabajos en que se necesita un arquitecto se discrimina a todo el que no lo sea. Se podría discutir entorno al concepto de estética y su evolución, o al eje belleza–inteligencia, o sobre los agenciamientos maquínicos del cuerpo deseante, etc. Apoyo todo esto, pero no me interesa tanto. Es decir, ¿es realmente necesario argumentar por qué esta propuesta no cae simpática a nadie que no sea Andrea Dworkin? ¿Hay que intelectualizar las replicas para que las ganas de seguir viendo culos lindos sea tomada como un argumento válido? ¿Esto de querer promotoras “medias gorditas” es algo que le sucede a las personas cuando devienen Alcaldes? ¿Qué carajo es un Alcalde? ¿Debo poner Alcalde con mayúscula? Ni siquiera se cómo se escribe!

Lo cierto es que en el programa que estaba viendo no se discutían estas cosas, se hablaba de si estaba bien o mal lo que decía el alcalde, y se trataba por un lado el problema de la discriminación a las mujeres que no son lo suficientemente lindas como para ser promotoras por un lado, y el problema del racismo aparejado al anterior por otro. Aquí me quiero detener, aparentemente no se contratan chicas “de color” para estos trabajos porque justamente, son “de color”. Craso error. Creo firmemente que si no se contratan es porque las negras de acá, en su gran mayoría, no están para nada buenas -claro que hay hermosas y escasas excepciones-, por lo tanto no constituye un problema diferenciado del otro. A diferencia de las gordas, que no podrían ser promotoras acá ni en ningún lado –salvo en Perdomolandia-, las negras de otros rincones del mundo están tremendamente buenas; y para hablar con propiedad, invitamos a subirse a cualquier metro de Paris, si de diez negras que suben hay dos medianamente feas, ya ligaron mal en ese vagón.

Pero volvamos a Perdomo, en una tanda comercial del programa fui a googlear su nombre y leer mas sobre sus propuestas, allí vi que las aspiraciones del Alcalde no terminaban en los confines de su tierra, porque como todo hombre pelado que quiere conquistar el mundo (en su momento ya hablaremos de por qué los pelados van a terminar apoderándose del planeta tierra), Alcides va más allá y planea que su iniciativa “llegue a todo el Estado, evitando que las promotoras pasen a integrar los cuadrados contratados por empresas públicas y ministerios, cuando realizan algún acto de presentación o firma de convenios." Quiero creer que junto con esta iniciativa se diseñarán nuevas prendas de vestir para las nuevas promotoras del nuevo país –que ya no será conocido por Forlan, sino por ser la tierra de las promotoras feas–, sino ahí sí esto va a ser algo realmente horroroso.

En una entrevista concedida a un diario, el Alcalde relata lo que quizás fue el suceso que colmó su tolerancia ante tanta misoginia y que lo obligó redactar su propuesta-anti-promotoras-lindas: “Hace un tiempo hubo acá en La Paloma un evento de motocross y nos solicitaron el auspicio con diferentes exoneraciones tributarias. Lo apoyamos porque sirve para fomentar el balneario. Cuando terminó la competición me invitaron a entregar un premio y al subir al escenario, estaba rodeado de bellas chicas, representantes de diferentes marcas. Después pregunte cuál era su función y me dijeron que ninguna”.

Yo creo que en realidad la cosa fue así: Imaginemos a Perdomo con un platito de sándwiches en una mano y un tinto en la otra, la corbata con una mancha de mostaza por un pebete resbaladizo y la patilla izquierda de los lentes pegada con cinta adhesiva, acercándose como boludeando a una pareja de promotoras. Una de ellas lo ve, se vuelve hacia su compañera y le susurra algo. Esta se inclina ligeramente hacia delante hasta que la grotesca figura entra en su campo de visión, luego pone cara de asco y vuelve a su posición original.

A.P: Buenasss…

Pomotora 1:…

Promotora 2:…

A.P: Al final no se largó, estuvo amenazando desde temprano…

Pomotora 1:…

Promotora 2:…

A.P: Y a ustedes les gustan las motos corss?

Pomotora 1: Si

Promotora 2: Si

A.P: Mi primo tiene una… Yo en realidad vine por cuestiones oficiales, me invitaron y ta, acá estoy, los políticos tenemos que estar en todos lados… a la vez! Jaja.

Pomotora 1:…

Promotora 2:…

A.P: Capaz que no me reconocieron porque a veces ando sin lentes… saben quién soy no?

Pomotora 1: No

Promotora 2: No

A.P: Alcides…

Pomotora 1: El cantante?

Promotora 2: Yo pensaba que era más joven

A.P: No, no, bueno sí, a veces canto, pero no creo que me conozcan de ahí, seguramente me ubican de otro lado pero no se dan cuenta… Alcides Perdomo!

Pomotora 1:…

Promotora 2: Ah, no… no se, no.

A.P: "Alcides Perdomo, para La Paloma y El Palomo" (Dice esto impostando la voz a la vez que hace un bailecito, como una especie de zapateo y aleteo frenético, pero con la cabeza extrañamente estática en su lugar)

Pomotora 1:…

Promotora 2:…

A.P: Soy el Alcalde!

Pomotora 1: ¿Alcalde?

Promotora 2: ¿Como en las películas de Estados Unidos?

A.P: Sí, bueno no se, algo así… ¿no me votaron?

Pomotora 1: Tenemos 15 años

Promotora 2: Yo 14

A.P:…

Pomotora 1: ¿Y por qué estás acá?

Promotora 2: ¿Qué hacen los alcaldes?

A.P: No se… muchas cosas, no se… no se me ocurre nada en este momento, no entenderían… no se.


El programa del canal 12 seguía, luego de discutir 45 minutos sobre los ideales de belleza inalcanzables que imponen los medios, sobre la cosificación del cuerpo de la mujer, la fetichización de la juventud y la frivolización de la mujer como ser pensante, vuelven de la pausa con Victoria Rodríguez diciendo "para vos que tenes 40 ahora podes decir que tenés 35 porque llego la nueva crema Revitalift de L`Oreal"

Me jodo, eso me pasa por mirar Esta boca es Mía.

UBAL / EDUCIÓN / Dios / PUTO

“MAURICIO UBAL VIVE”

Sé que ustedes andan por ahí diciendo que Mauricio Ubal está muerto. Sé que forman parte de una organización secreta que está conspirando para convencer al mundo de que Mauricio Ubal está muerto. Pero mientras hacen uso de sus secretas influencias en distintos ámbitos de la sociedad para llenar las cabezas de la gente con mentiras, hay héroes anónimos que se encargan de plasmar en la calle la verdad: ellos saben que Ubal vive, y nadie podrá callarlos.


“NO A LA EDUCIÓN P”

El rey de los graffitis de protesta fallidos. Está en la pared de una institución educativa privada, así que supongo que lo que el autor quiso decir fue “No a la educación privada”.


“Dios”

Dicen que el mismísimo Dios sale por las noches a escribir su nombre con pintura en aerosol en las paredes de Montevideo.


“PUTO”

Los mejores graffitis son los que dicen simplemente “PUTO”. Son enigmáticos y fascinantes. Si algún día te encontrás en la situación de estar frente a un muro con una lata de pintura en aerosol en la mano, no dudes en escribir “PUTO”. Es lo mejor que podés hacer en tales circunstancias.

Apuntes Históricos: Franz Skuravy III


Breve y apurada biografía del Rey Franz Skuravy III de Eslovaquia.

Nació en Bratislava en 1414. Fue el primer rey de Eslovaquia en llamarse Franz Skuravy III y también el último, porque fue el único en tener ese nombre.

Desde temprana edad se destacó por su ingenio y vivacidad.
Abundan los registros de la época que lo describen como un “drnko mock grant”, es decir, un “hijo de puta”.
Según se relata, perseguía gatos por los jardines del palacio real armado solamente con un cucharón de madera. El pequeño príncipe Franz coleccionaba ojos de gatos y gustaba de arrancárselos él mismo a los animalitos. Una vez efectuada la extracción ocular, ponía los ojos del gato en el cucharón y realizaba hábiles carreras en dirección al palacio intentando que los ojos no cayeran al piso. En ocasiones organizaba competencias similares con sus hermanos y demás jóvenes aristócratas; competencias que consistían en llevar ojos de gatos en cucharones de sopa a través de los caminos del palacio real, lo más rápido posible. Podría decirse que es un antecedente del estúpido juego “huevo en la cuchara”.

En su adolescencia se dedicó mayormente a instruirse en Literatura, Filosofía, Matemáticas, Estrategia militar, Sexo con primas y Cerrajería, con el claro propósito de convertirse en algún momento en rey.

Su llegada al trono no fue nada sencilla: la tradición eslovaca indicaba que el mayor de los hijos varones heredaría el trono, y Franz Skuravy era el menor de siete hermanos. De modo que merced a una cintura política prominente y precoz, alianzas con miembros de la corte y el asesinato sanguinario de toda su familia, logró hacerse con el trono.

Una vez coronado rey de los eslovacos, tal cual como haría cualquiera que haya visto fotos de mujeres de Europa del Este, comenzó a realizar el acto venéreo con cada joven que pudo, revolcándose entre los yuyos tantas veces como le fue posible. Y le fue muy posible.
A pesar de esta lujuria desbordante, Franz Skuravy III aun conservaba ciertas conductas y características infantiles. Y con características infantiles me refiero a la característica más común en los niños: la maldad.

Durante de su reinado le dio muchas más importancia a los deportes y a los juegos que a la política exterior.
Fue el creador y principal impulsor del Fetnis, una especie de tenis con algunas pequeñas variantes: se jugaba de a seis jugadores, tres por lado –lados de la cancha divididos en dos partes por una red-, con raquetas hechas con cuerdas vocales de enemigos del Estado y marco de mármol. No se utilizaba una pelota, sino un feto. De ahí su denominación Fetnis.

Otro juego muy popular en la época fue el Kilómetro, probable antepasado del Metro que se juega hoy en día. Aquél, se jugaba de la siguiente manera: los límites eran los de un campo de fútbol actual, y participaban un máximo de 60 jugadores. Era un deporte individual, de modo que no había equipos. Se utilizaba una pelota, y esta tenía un rol fundamental en el desarrollo del juego: aquel que estuviese a menos de un kilómetro de la pelota podía ser atacado por cualquiera de los otros jugadores (que por cierto llevaban consigo espadas y dagas, que tenían permitido usar). El juego acababa cuando acababan los jugadores en plural, es decir, cuando quedaba solo uno vivo.

Otra actividad que se le adjudica al rey Franz Skuravy III es la de combatir a furiosos pelirrojos alienígenas radioactivos monstruosos del espacio exterior, pero esa información ha sido recientemente discutida y en la actualidad está sujeta a un acalorado debate.

Es indudable sin embargo que el principal aporte del rey Franz Skuravy III fue el curioso decreto de abolición del pasado. Siendo abolido el pasado, recordar pasó a ser un delito, al igual que la nostalgia y el estudio de la historia. Un efecto de esta última disposición legal fue la dificultad para comunicarse que sufrieron los eslovacos, ya que varios tiempos verbales debieron ser abandonados.

El hecho mismo de realizar estos Apuntes históricos en la Eslovaquia de Franz Skuravy III hubiese significado mi ejecución inmediata y la posibilidad para nada improbable de que mis cuerdas vocales terminaran en una coqueta raqueta de Fetnis, tirando fetos de aquí para allá, de allá para acá.

Pero por suerte no vivo en la Eslovaquia de Franz Skuravy III.

 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.