Un año

53 entradas en doce meses. Siete el primer mes, tres el segundo y cuatro por mes desde entonces. Se cumple un año de este blog y pienso, en este preciso post, hacer un repaso por lo aquí publicado. ¿Se nota mucho que me quedé sin ideas y no sé qué postear?
La mayoría fueron textos elegantemente (?) adornados con imágenes, pero también hubo videos (Por una cabeza, Verano en Tacuarembó y su detrás de Cámaras y En las noches me la paso delirándome); y humor gráfico o como sea que se llame eso (sobre el terremoto en Haití).
El blog ha tenido desde mediados del 2010 un perfil claramente coreanófilo. El contenido de coreanos fue de 22,6%, es decir 12 de las 53 entradas hicieron alguna mención a Corea o los coreanos. En tres entradas se hace mención a los gnomos, seres por los cuales Daritxo tiene una marcada preferencia. Los posts más leídos fueron Diagrama de flujo de la esquina de Canelones y Ciudadela y Mayhem: tu nueva banda favorita. El que tuvo mejores fotos de mujeres desnudas fue Cómo hacer enojar a un carpintero. Hubo un post colectivo: Gran concurso de vehículos futuristas, con resultados muy interesantes.
Heisenberg nos deleitó con sus presentaciones de enfermos: La primera sobre una admiradora de “Adriancito Barilari” y la segunda sobre el autor del manual de una unidad de CD-ROM. Daritxo escribió sus ya tradicionales columnas de opinión (antes en revista La Karpa, luego en su blog y en Insert Coin, después acá), la primera de ellas ¿Está castigando dios a las naciones ateo-homosexualistas por sus actos inmorales del pasado? y la segunda Vox Populi. Yo escribí sobre arañas (1 y 2) y un par de columnas de autoayuda, en la tradición de las publicadas en Insert Coin: 16 cosas que hay que saber... (refrito lamentable), El camino hacia la felicidad está plagado de amor y El optimismo es el motor que nos empuja hacia un futuro feliz.
Por otro lado tenemos un par de lindos cuentitos. Se destacan El cuarto de Trócoli (una historia con muchos hipopótamos), Amansaloco (el cuento del gallego pelado del call center), Cebras (sobre cebras), Gnomos (sobre gnomos) y Mórtimer Badell (sobre necrofilia).
Dejo por acá la selección de posts destacados. Si me olvidé de algo importante me avisan y lo agrego. Como siempre se dice: lo mejor está por venir, porque todo tiempo pasado fue mejor. O algo así.


Los autores

Daritxo, haciendo de las suyas

Daritxo suele ser puntual a la hora de publicar, y tiende a escribir entradas breves sin imágenes. No le gusta que lo nombren, así que me debe estar odiando por esto.


"Comprate un bosque y metételo en el culo" Efe.

Se supone que Efe escribe en este blog. O dibuja. Que publica cosas, en fin. La verdad es que no lo hace, porque es el rey de los pelotudos. A su favor: protagonizó Verano en Tacuarembó, la película sobre actividades estivales en el departamento norteño y su respectivo detrás de Cámaras. Además se encargó de ilustrar el concurso de vehículos futuristas Eso debería ser suficiente para perdonarle su falta de constancia ¿no? Yo creo que no, pero ¿quién soy yo para juzgar? Soy solo una pequeña e insignificante criatura de Dios.


Heisenberg, en su momento de mayor actividad

Heisenberg es un pelotudo. Durante meses debí recordarle constantemente cuando era su turno de publicar, y hostigarlo para que lo hiciera. Luego dejé de hacerlo y aprendió a ser responsable por sí solo. A pesar de ser un vago nos ha deleitado con obras de la talla de Amansaloco , Los "Neo-Nasser" y el mencionado diagrama de flujo. Dada la popularidad del diagrama, Heisenberg tuvo la potestad de corrernos a todos a la mierda y seguir con el blog él solo, pero no lo hizo porque es bueno y nos aprecia mucho.


Eufrasio, luchando contra la justicia

Eufrasio es un imbécil de mierda y merece morir.


Tareas pendientes
(no quiere decir que vayamos a hacer nada de esto, aunque deberíamos)
  • Incluir en nuestro equipo a una mujer, para que no digan que discriminamos a las mujeres
  • Incluir a un negro, para que no digan que discriminamos a los negros.
  • Disfrazarnos de mujeres negras, para no tener que invitar a mujeres ni a negros.
  • Aprender a escribir vien.
  • Esconder la esvástica gigante y la foto de Hitler que tenemos en el garaje de la casa de mis abuelos, antes de que alguien nos descubra.
  • Filmar “Verano en Tacuarembó 2: La venganza de los marcianos mutantes de Júpiter”.
  • Dejar de comernos las uñas.

El perro nazi envía un saludo muy especial a nuestros lectores

Un inadaptado del rocanrol

o como me sugirió mi editor imaginario:

A Rock and Roll Misfit

Admito ya de arranque nomás, que tengo un problema: no sé cómo comportarme en un toque de eso que ampliamente se denomina Rock.

De ninguna manera puedo atribuírselo a la inexperiencia, como sí sería el caso si hablara de una sesión del Senado de la República, un espectáculo de ópera, o un ensayo de alguna agrupación de parodistas de carnaval. He ido bastante a toques /conciertos /recitales (elija la denominación que se adapte a su edad) de eso que ampliamente se denomina Rock y jamás pude resolver mi problema.

Debo aclarar, ahora que releo la primera oración, que cuando digo “no sé cómo comportarme en un toque” no me refiero a que me transformo en un salvaje, en un rebelde irredento, en un ritualista dionisíaco; me refiero a que no sé qué hacer durante el toque.

Lo primero que intenté, naturalmente, fue imitar a los demás. Y a riesgo de sonar como un anarcocaprichoso romántico, el temita de hacer el mismo ritual que hacen los demás me aterra. Debe ser algo psicológico; me sucede también cuando pasa una mina que está buena y los que caminan conmigo se dan vuelta para mirarla pasar y yo no lo hago, mientras que en la misma situación, cuando voy solo, me doy vuelta y miro atentamente. Si sé que los demás se van a dar vuelta a mirar, yo siento la necesidad de diferenciarme, pagando el precio de no ver al susodicho hermosor de mujer.

Lo mismo, exactamente lo mismo, me sucede en los toques. No puedo imitar el gestito con el puño levantado, que golpea ridículamente el aire rumbo al escenario; no puedo dar vueltitas en círculo mirando desafiante a los demás, no puedo agitar con mi manito como si fuera un barrabrava, no puedo cantarle las canciones a los músicos y hacer la mímica de lo que digo, no puedo levantar mi índice ante las partes donde me siento más representado por la letra de la canción, ni hacer caras mientras canto; y para ser honesto, tampoco suelo cantar. Tampoco, naturalmente, considero la idea de meterme a dar saltos de aquí para allá contra otros que están haciendo lo mismo, por lo antes explicado de mi fobia a la coreografía, y por mi salud física.

En otras palabras: voy a los toques de lo que ampliamente se denomina Rock, a mirar el espectáculo. Sí. Lo admito; y no es la edad, siempre fui así.

No sé tocar la guitarra, ni el bajo, ni la batería, así que tampoco puedo poner cara de “estoy esperando que te equivoques, músico, para hacer una mirada de desaprobación, o buscar una mirada cómplice de otro músico/crítico presente para menoscabar tu prestigio y la valoración de tus habilidades”.

Apenas atino a poner mis manos en los bolsillos, y balancearme suavemente, siguiendo vaya a saber uno qué ritmo; lo que se dice un estúpido. Mis manos en los bolsillos y mi balancear leve me hacen sentir más o menos bien en los toques de los Supersónicos, por ejemplo. En los de la Chancha, en cambio, me siento un poco fuera de lugar. Los de Cuatro Pesos de Propina me dejan totalmente alejado de la conducta general de la tribu.

Una salida que tengo, y la llevo adelante en la medida en que mi economía y mi riñón me lo permiten, es el alcohol; tanto para sostener algo en la mano y poder pasar por “un gurí que no salta porque está tomando” o para estar totalmente dado vuelta y que la incomodidad de no poder hacer lo que hay que hacer en los toques de lo que ampliamente se denomina Rock desaparezca por un rato.

Recién, mientras pensaba en el siguiente párrafo, sufrí un escalofrío: cuando uno de los músicos aplaude, pretendiendo que el público siga el ritmo de palmas que él o ella propone, realmente me siento fuera de lugar; ya el hecho de aplaudir al finalizar la canción es algo que me incomoda, pero con el tiempo lo he podido superar, y ahora lo hago sin problemas, salvo cuando estoy sosteniendo un vaso o una botella, claro está.

Cuando cantan “el que no salta es militar”, yo trato de explicarle a los demás, sin éxito, que yo no salto al mismo tiempo que ellos, no por que sea militar ni porque esté deseoso de la vuelta de los milicos, sino por ser un inadaptado del rocanrol.

Un inadaptado del rocanrol.

Uoó oh.

Un inadaptado del rocanrol.

Minas que idolatran a La Loca de Mierda

En estos tiempos que corren se hace absolutamente necesario escribir sobre esto, no es que quiera darle un estatus que no tiene a este texto, recuerden que yo siemplemente escribo acá para que la cantidad de subidas mensuales en este blog sean un número par, no es más que relleno. Ahora bien, quiero que quede claro que mi intención no es putear directamente a La Loca de Mierda ni a su producto, que si bien apestan y me molestan, igual puedo vivir mientras existan. Lo que realmente me interesa defenestrar es a sus seguidoras, sus creyentes, sus fieles, sus discípulas. Si bien mi presentimiento acerca de que era una inmundicia se vio confirmado cuando me enteré de que lo estaban pasando en MTV, mi odio en realidad permanecía bastante infundado hasta ayer, cuando me dispuse a mirar muchos de sus videos para poder odiar con conocimiento de causa; confieso que mientras puse a cargar 10 videos de La Loca de Mierda temí que me empezara a gustar y me cayera bien, eso daría por tierra con mi idea de escribir este post, me atrasaría aún más y terminarían echándome nuevamente de aquí. Lo bueno es que cuando iba por el octavo de esos 10 videos ya no lo soporté más y me alegré de que ciertamente estaba ante la berretada más grande de Youtube. Para el que nunca la vió, La Loca de Mierda es una tipa de 27 años a la que la crisis de los 30 pareció habérsele adelantado un poco y no hace otra cosa, no sabe hacer otra cosa, no intenta hacer otra cosa que hablar de sus infortunios amorosos con los hombres. Pero la cuota de originalidad está en que hace todo esto puteándo!
Es sin dudas la cosa más original que jamás se haya visto en la
historia de la humanidad: una mina pequeñoburguesa filmándose con su laptop en su apartamento de Belgrano y puteando hombres porque ninguno le viene bien, porque ninguno es su papá. Ésta es la ídola máxima de las jóvenes argentinas y uruguayas, una tipa que se pone cinta adhesiva en los dedos para no comérselos, emocionalmente inestable, con baja-tolerancia-a-la-frustración, incapaz de sublimar nada (no me digan que hacer estos videos es una forma de sublimar, la puta que los parió) y con una histeria galopante. Lo paradójico es que detrás de esa rebeldía, de ese pseudofeminismo, sigue pensándose como una costilla del hombre, como un complemento de éste, colocándolo no como el principal tema, sino como el único tema sobre el que versan sus videos (es verdad, también habla de la menstruación, pero no inventó nada, Arjona ya había poetizado sobre esto antes que ella), no haciendo otra cosa que reproducir una y otra vez el mismo video de temática falocéntrica, la misma lógica de pensamiento que "Consentidas" pero con menos publicidades y más puteadas. Y lo más terrible de todo es el éxito que tiene, lo cual confirma el lamentable lugar que ocupa la mujer en el imaginario colectivo hoy en día: la mujer que vive sola, económicamente independiente, que estudia y trabaja, y cuyos límites territoriales ya no quedan acotados a las 4 hornallas, pero que todo lo que puede hacer es llorar y putear por "la falta de", por aquello que la completa y cuya falta la hace sentir para siempre insatisfecha ("No tiene ningún sentido que yo esté en mi casa con un pibe depilada, no tiene ningún sentido que me desnude, no tiene ningún sentido nada, ya sé que no voy a acabar.” La Loca de Mierda). En esta sociedad creadora de histeria femenina, en la que el mandato es que por un lado sean bellas, seductoras y eróticas, y por el otro deban decir siempre que "no" y molestarse por los piropos de los tacheros, es que La Loca de Mierda se erige como el máximo referente femenino para las estudiantes universitarias.
Después hay unos cuantos ilusos que se quejan de que no hay ni una mina cuyas aspiraciones en la vida vayan más alla de tener un esposo, dos hijos, una casa, un perro y un árbol; ¿acaso pretenden que les citen la Fenomenología del Espíritu de Hegel para argumentar sus celos? ¿Qué pasó en el mundo que hace 40 años las mujeres trataban de ser Janis Joplin o Marguerite Duras y ahora las portavocea La Loca de Mierda?? Yo no quiero ser pesimista, pero a un mundo donde la mayor productora de subjetividad para el género femenino es La Loca de Mierda, lo mejor que le puede pasar es que Pinky y Cerebro se apropien de él y sean sus dictadores hasta el fin de los días. Dirán que exagero con lo de "mundo" y "mujeres", y tienen razón, en realidad me refiero a las de acá a la vuelta, de entre 20 y 30 años, que después de todo son las que me interesan.
Esto es lo que hay, toda una generación de mujeres hermosas admiradoras de la versión rioplatense y sin censura de Sex and the City. Si este blog fuera leído habitualmente por ellas, con este post estaría lapidando mis chances para con ellas (a mi, a diferencia de La Loca de Mierda, me gustan todas) y moriría en un basural convertido en una pasa, dado que todas, pero TODAS la aman. Pero por eso no hay peligro porque es harto sabido que este blog es un espanta-mujeres, sólo Daritxo se creyó eso de que iba a levantar más escribiendo acá, de alguna manera había que convencerlo. En fin, acá van algunos consejos para las mujeres que no estan leyendo este blog, por si quieren ser como La Loca de Mierda:

-Primero intentá resolver el Edipo a eso de los 5 o 6 años, y después que tengas definida tu sexualidad y entiendas que sólo a Natalie Portman le queda bien el pelo corto, ahí sí dedicate a hacerte famosa subiendo videos a Youtube.
-Si sos estudiante de Literatura y letras (como La Loca de Mierda), tratá de que se note, sino cuando te entrevisten y lo digas no te van a creer.
-Intentá utilizar algún otro recurso humorístico un poco más evolucionado que el puteo liso y llano
-Hacete una cirugía e implantate una segunda cabeza de un chino, eso haría todo más divertido.

El optimismo es el motor que nos empuja hacia un futuro feliz

por el Lic. Asclepio Martí

Hola, mi nombre es Asclepio Martí y soy experto en casi todas las cosas del mundo. Hice un curso de parapsicología en la escuela MaPa y estudié religión con el Pai Carlos De Ouxurum. También soy autodidacta, he leído la biblia un par de veces así como el manual de instrucciones de un reproductor de DVD (que está en inglés). Soy la persona más indicada a la hora de llevar a la gente por el camino de la felicidad, por eso soy reconocido en todas partes del mundo.
Hoy quiero hablarles sobre un tema que es muy importante para tener una vida feliz: el optimismo. Como ustedes sabrán, el optimismo es una sustancia viscosa que es segregada por el alma. Es una de las pocas cosas que se producen como fruto del autoconvencimiento y la voluntad de la persona. Yo decido ser optimista y a partir de ese momento comienzo a generar este producto dentro de mí. La particularidad de esta sustancia es que, una vez que la persona se llena de ella, comienza a desbordarse y a impregnar el mundo exterior. Y aquí es donde nos enfrentamos a un punto crucial a la hora de tratar este tema: la importancia de ser optimistas para afectar la realidad y transformarla.
Los automóviles traen incorporados cinturones de seguridad, y por ende están contaminados de pesimismo. Quienes diseñan y fabrican estos vehículos asumen de antemano que las personas sufrirán accidentes, esta es la verdadera causa de que existan accidentes. Pero no todo está en manos de los fabricantes, los automovilistas y pasajeros también tienen su cuota de responsabilidad. Usando cinturones de seguridad la persona expresa al universo su voluntad de sufrir accidentes de tránsito. Y el universo responde a estas señales provocando dichos accidentes.

Este niño morirá a causa del pesimismo de sus progenitores.

Una persona optimista no usa cinturones de seguridad, ni toma medidas preventivas ante catástrofes y problemas de ningún tipo. Una verdadera persona optimista sabe, desde lo más profundo de su ser, que nada puede salir mal si miramos la vida con esperanza y alegría. Encarando las cosas de esta manera se propicia la secreción de toneladas de optimismo, que impregna todo lo que tocamos y nos asegura una vida llena de dicha y felicidad.

Consejos para ser un mejor optimista

  • Llene sus pulmones de aire. Luego exhale y repita quince veces: “Todo va a salir bien. Ni siquiera necesito decir que todo va salir bien, porque es un hecho que todo va a salir bien, las cosas no pueden salir mal.”
  • Ser optimista es como ser un gran muñeco de trapo que en lugar de contener trapo está relleno de amor y felicidad. Y tiene tanto amor y felicidad que está a punto de explotar, pero esto no debe ser interpretado como algo negativo, explotar a causa del exceso de amor y felicidad es algo bueno.
  • En caso de ser devorados por un monstruo gigante no deberíamos sentirnos preocupados, es probable que el monstruo vomite a su presa. O la cague. Y si la persona muere es probable que vaya al cielo. O que vaya al infierno y el infierno esté bueno. O que exista la reencarnación y reencarne en un multimillonario.
  • La alimentación sana y el ejercicio diario son los complementos perfectos para una vida optimista, y mejoran las probabilidades de morir de una sobredosis de felicidad, lo cual –demás está decir- es algo muy positivo.

 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.