Citas en tiempo de Capitalismo Tardío

-La izquierda ha dejado de ser, según creo, una alternativa combativa al modo de producción capitalista en su versión “capitalismo tardío”, para pasar a ser simplemente una alternativa electoral más. Me gustás, Sofía. Y lo más preocupante es que la “masa” parece no notarlo; incluso parece ajena al fenómeno a mi gusto más preocupante de esta modalidad de capitalismo que nos ha tocado en suerte: la supresión de la discusión política.

-Cuando no la supresión de la política propiamente dicha. Es que en estos tiempos nuestra aldea global parece más interesada en plantear falsos dilemas, o peor aun: plantear en un mismo nivel de discusiones cosas como la existencia o no de los extraterrestres y la conveniencia de la implementación de la pena de muerte. ¿Verdaderamente te gusto o es parte de una apuesta que hiciste con tus amigos, Damián? ¿Es posible sostener una discusión acerca de lo conveniente de matar a alguien, cuando las respuestas posibles son “1303matemos” o “1303nomatemos”? Yo creo que matar no se discute.

-Matar está mal. De cualquier modo, ese aspecto que mencionás de las discusiones banales, generalmente televisivas, no escapa al fenómeno más amplio de la horizontalidad de apariencia democrática, donde todo puede estar sujeto a la opinión de las personas, con o sin información, tan solo porque es posible opinar. Quiero decir: no sé porqué tipo de hombre me tomaste; yo siento cosas por vos. No es democrático opinar o “comunicar” solo porque existe el medio o la posibilidad, mucho menos cuando no hay nada para decir.

-Y aquel que se atreva, como hacemos nosotros ahora, a levantar la voz contra esa democratización de la opinión por la simple existencia de canales de comunicación, será tachado de retrógrado, de intolerante, de fascista; cuando no de censurador o antidemocrático. ¿No solo te gusto sino que sentís cosas por mí? Me sonrojo. Y además me sonrojo porque me avergüenza ser capaz de diagnosticar el problema y no poder encontrarle una solución.

-Es que verdaderamente no es sencillo. El mecanismo liberal de democratizar la opinión, que es sensiblemente distinto a que todos podamos opinar, tiene consecuencias nefastas. ¿Y vos sentís algo por mí? Porque es muy bueno poseer libertad de opinión, pero no todo es opinable. No todo es discutible y solucionable mandando un mensaje de texto diciendo “sí” o “no”.

-O incluso “yo opino de que sí” o “yo para mí que no”. Esto, y lo anterior que decías de que no todo es opinable, me hizo asociar pensamientos y me trajo a la mente la idea de “todo es cultura”, “todo es política”, “me gustás Damián, aunque nunca me atreví a decírtelo antes” y “todo es arte”; creo que es un fenómeno que transita el mismo camino. ¿No te parece?

-Sí. Creo que deberíamos salir esta noche. Y es justamente esa idea de que todo es cultura la que más me asombra, porque generalmente proviene de intelectuales que pretenden justificarse apostando a la multiculturalidad, a esa falsa democracia o falsa horizontalidad de la que hablábamos antes: lo consideran un intento de unir la “cultura popular” con la “cultura letrada” que siempre resulta en fracasos estrepitosos.

-Acepto. ¿Me pasás a buscar? Estoy bastante de acuerdo, y además, agrego: esas mismas personas, sean intelectuales o estudiantes protointelectuales, suelen acudir a esa falsa democracia mucho menos que a la tramposa frase “yo interpreto cultura desde un punto de vista antropológico”, como si eso le diera validez a su idea de tolerancia sin conflictos.

-Todos somos iguales, todo es cultura, todo es arte, te paso a buscar a la diez, llevo vino, todo es política; de modo que no hay distinciones, no hay diferencias, no hay intercambio porque no hay tensiones, todo es estático, nada se discute realmente, porque todo es “cultural”. Es como decir “pido” cuando jugás a la mancha.

-Gran paradoja posmoderna: todo es opinable, excepto la relatividad radical; a las diez estaré lista. Es antidemocrático el que considera que la intolerancia de tolerar todo está arruinando la democracia.

-Si es que no lo ha hecho ya. Nos vemos a las diez. Lo más desalentador es que no se percibe una salida.

-Nos vemos imposibilitados de combatir porque las armas están a la venta en las góndolas del supermercado capitalista, y toda reacción, ansío que ya sean las diez, parece contaminada por estos fenómenos de los que hemos estado hablando.

-Hacemos así entonces. Nos vemos.

Heisenberg entrevista a Eufrasio Abaracón a propósito del cortometraje "Verano en Tacuarembó"

Eufrasio Abaracón es un pensador contemporáneo nacido en Tacuarembó hace poco más de dos décadas. Inquieto por compartir su mundo interior, ha buscado incansablemente diversas formas de dar a conocer su perspicaz visión del universo. No fue sino a través del arte que logró canalizar de manera más elevada su odio al mundo, convirtiéndolo algunas veces en canción, otras en literatura y otras, como hoy, en película.

Su primer acercamiento al ámbito de la cultura vaticinaría una trayectoria llena de creación artística: comenzó como difusor de música tropical a través de la comercialización barrial de materiales discográficos, cumpliendo así la mesiánica tarea de oficiar de puente entre los artistas y la gente como uno, acercando la cultura a todas las puertas, sean estas de madera, chapa o nylon. En dos palabras, vendía discos de cumbia truchos, de esos que vienen en una bolsita y traen de tapa el culo de un chango. El tema es que dicho así no parece una actividad artística, sucede que en nuestro país, el artista que opta por expresarse mediante una propuesta musical influenciada por ritmos de zonas geográficas más tropicales, injustamente no goza del mismo prestigio que quién elige el folklore (Pepe Guerra) o el rock pesado (La Vela Puerca). De hecho, este fue un dilema que durante mucho tiempo desveló las noches creativas de Abaracón y que le dio motivos para, una vez más, sublimar su bronca en la columna "Los Rockeros Son Todos Putos" de la mítica Revista Fotocopiada Insert Coin.

Lejos de la figura de artista-genio-incomprendido-depresivo, Abaracón se caga en el arte, en los genios, en la depresión y en la incomprensión, y también se caga en los que se cagan en todo eso; "me cago en mi mismo" dijo una vez, mientras defecaba inexplicablemente sobre su propia cabeza.

De sensibilidad más que dudosa hacia los animales, se ha visto envuelto en acusaciones de todo tipo por parte de grupos de defensa de los derechos de los animales; todo comenzó luego de negarse a dirigir un spot publicitario contra el maltrato animal "por motivos ideológicos" en la década de los 90´. La última entrevista que tuve la oportunidad de hacerle -antes que esta- fue hace cuatro años a raíz de una movilización que fue encabezada por el propio Abaracón y que resultó un fracaso total; la misma invitaba a una quema generalizada de Pabellones Nacionales y Constituciones en la Plaza Independencia sin motivo ninguno.

En esta ocasión fue su último cortometraje "Verano en Tacuarembó" el que nos reencontró en un café de El Salvador para ponernos a día, hablar de motos grandes y charlar sobre este éxito inesperado, incluso hasta para el propio Abaracón.


Heisenberg- Esta película rompe un poco con la línea que venían siguiendo tus anteriores trabajos, mayoritariamente pornográficos u orientados a la publicidad de productos para el crecimiento mágico del cabello, ¿como te resultó esto de pasarte a hacer un cine vanguardista, más cercano al estilo de Gus Van Sant?

E. Abaracón- A ese Gus Van Sant no lo conozco. Por el nombre asumo que es europeo o algo. En general no me interesa el cine ni nada. Estoy en contra del arte y la cultura.

H- Utilizaste un actor porno (Ventilador) como co-protagonista de la película, ¿se conocían deproducciones pasadas?

E.A- “Utilizaste” no es una expresión apropiada para referirse a un actor. Querrás decir “trabajaste con”. Los actores no son objetos, son personas con sentimientos como vos y yo. A veces la gente se olvida de eso, lo cual es terriblemente preocupante. Ventilador es un viejo amigo, nos conocemos desde hace años.En invierno de 1999 yo estaba en Rusia filmando la comedia familiar “Filósofo por accidente”. Ahí conocí a Ventilador, que trabajaba como extra en esa película. Poco tiempo después le perdí el rastro. Años después nos reencontramos y le ofrecí un papel en "Verano en Tacuarembo".

H- El titulo "Verano en Tacuarembo" generó una serie de conflictos legales por derechos de autor, ¿es verdad que originalmente se iba a llamar "Un Verano de Locos en Tacuarembo" pero ese nombre ya lo tenia registrado Dani Umpi para una futura película con su musa Natalia Oreiro? ¿Cuál era la idea original de la película?

E.A- Efectivamente hubo un conflicto con el Licenciado Umpiérrez. Decidimos resolverlo mediante una pelea, que es la forma en que solucionan sus disputas los hombres honorables. Me cagó a trompadas. Así que por un tiempo me ví impedido de usar ese título para mi película. Estaba buscando otro título cuando me llamó y me dijo que su proyecto había sido cancelado. Entonces pude usar el título original con libertad. Al parecer Natalia Oreiro planea volver a hacer telenovelas chotas con Facundo Arana, según supe es la causa de la cancelación del proyecto. La idea para la película surgió como una metáfora sobre la opresión de los pueblos originarios de América.

H- Verano en Tacuarembó fue un éxito de taquilla en el Uruguay, La República la comparó con El Baño del Papa y Agustín Acevedo Kanopa de La Diaria se refirió a ella estableciendo un paralelismo con una película experimental de Uzbekistán y con el estadio del espejo de Lacan; ¿pensás que son todos putos?

E.A- Che, eso de ser crítico de cine ¿es un trabajo posta? O sea ¿hay gente que cuando les preguntás qué hacen te dicen “soy crítico de cine”? ¿En serio? Quiero decir, es el colmo de los colmos ¿no? ¿No te parece que lo más razonable sería matarlos a todos? Ya sé que se supone que las preguntas las hacés vos, y que buscar la complicidad del entrevistador es una tarea inútil, pero confío en que sos un tipo sensato y me vas a dar la razón: hay que matarlos a todos ¿verdad? Disculpame por no contestar tu pregunta. Bah, ya que estoy puedo contestar tu pregunta: si, son todos putos.

H- Un medio de prensa escrita, que no voy a nombrar, pero que es muy reconoci do en El País habló pestes de la película, recalcando la ausencia de tetas y de explosiones, y llegando a afirmar incluso que se habían sacrificado una cantidad impresionante de animales exóticos para su realización; esto no les fue difícil de creer a sus lectores en primer lugar porque son todos putos y en segundo lugar porque anteriormente ya habías sido denunciado por maltratar animales con fines ociosos. ¿Qué pensás de este escándalo? ¿Cómo definirías tu relación con el mundo animal?

E.A- Ese escándalo es un escándalo muy interesante. Y del mundo animal te puedo decir que es hermoso. Me gustan mucho los animales, sobre todo los que son lindos y todo eso. Lamentablemente no amo lo suficiente a los animales como para privarme del consumo de carne, así que me los como. Y si, apruebo las corridas de toros, la caza indiscriminada de ballenas y todas esas cosas, pero eso no viene al caso.

H- En algunas entrevistas te has declarado un gran admirador de Armando Rosswenn, el afamado cineasta uruguayo-norcoreano creador de Mate y Termo Producciones, y el máximo exponente de la pornografía uruguaya-norcoreana en Asia; es clara la influencia de Rosswenn en tus otras películas, ¿cómo pensás que influyó su escuela en "Verano en Tacuarembó"?

E.A- Armando Rosswenn no es una influencia en mi obra para nada. No estás bien informado, no sé de dónde sacaste eso ¿Para qué medio me dijiste que trabajabas? El periodismo debería estar prohibido.

H- En la película se deja entrever una sutil crítica al gobierno de Cuba, ¿pensás que los comunistas son todos una manga de putos? ¿Qué suerte pensás que correría la isla caribeña si subiera al mando un mono de esmoquin adicto al crack?

E.A- Creo que tenés un problema con los putos. Al parecer, según tu visión, los putos son todos putos. No sé si es tan así la cosa. Los monos vestidos son geniales y hacen que todo marche mejor, como lo sostenía un célebre colega nuestro. Por ende Cuba controlaría el mundo entero de tener un mono de esmoquin adicto al crack al mando de su gobierno.

H- Por último, ¿dirías que "Verano en Tacuarembó" es un homenaje a Carlos Gardel y a su tierra natal, París?

E.A- Es un homenaje a la Ciudad de Argentina, capital de la República Argentina.

 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.