Citas en tiempo de Capitalismo Tardío

-La izquierda ha dejado de ser, según creo, una alternativa combativa al modo de producción capitalista en su versión “capitalismo tardío”, para pasar a ser simplemente una alternativa electoral más. Me gustás, Sofía. Y lo más preocupante es que la “masa” parece no notarlo; incluso parece ajena al fenómeno a mi gusto más preocupante de esta modalidad de capitalismo que nos ha tocado en suerte: la supresión de la discusión política.

-Cuando no la supresión de la política propiamente dicha. Es que en estos tiempos nuestra aldea global parece más interesada en plantear falsos dilemas, o peor aun: plantear en un mismo nivel de discusiones cosas como la existencia o no de los extraterrestres y la conveniencia de la implementación de la pena de muerte. ¿Verdaderamente te gusto o es parte de una apuesta que hiciste con tus amigos, Damián? ¿Es posible sostener una discusión acerca de lo conveniente de matar a alguien, cuando las respuestas posibles son “1303matemos” o “1303nomatemos”? Yo creo que matar no se discute.

-Matar está mal. De cualquier modo, ese aspecto que mencionás de las discusiones banales, generalmente televisivas, no escapa al fenómeno más amplio de la horizontalidad de apariencia democrática, donde todo puede estar sujeto a la opinión de las personas, con o sin información, tan solo porque es posible opinar. Quiero decir: no sé porqué tipo de hombre me tomaste; yo siento cosas por vos. No es democrático opinar o “comunicar” solo porque existe el medio o la posibilidad, mucho menos cuando no hay nada para decir.

-Y aquel que se atreva, como hacemos nosotros ahora, a levantar la voz contra esa democratización de la opinión por la simple existencia de canales de comunicación, será tachado de retrógrado, de intolerante, de fascista; cuando no de censurador o antidemocrático. ¿No solo te gusto sino que sentís cosas por mí? Me sonrojo. Y además me sonrojo porque me avergüenza ser capaz de diagnosticar el problema y no poder encontrarle una solución.

-Es que verdaderamente no es sencillo. El mecanismo liberal de democratizar la opinión, que es sensiblemente distinto a que todos podamos opinar, tiene consecuencias nefastas. ¿Y vos sentís algo por mí? Porque es muy bueno poseer libertad de opinión, pero no todo es opinable. No todo es discutible y solucionable mandando un mensaje de texto diciendo “sí” o “no”.

-O incluso “yo opino de que sí” o “yo para mí que no”. Esto, y lo anterior que decías de que no todo es opinable, me hizo asociar pensamientos y me trajo a la mente la idea de “todo es cultura”, “todo es política”, “me gustás Damián, aunque nunca me atreví a decírtelo antes” y “todo es arte”; creo que es un fenómeno que transita el mismo camino. ¿No te parece?

-Sí. Creo que deberíamos salir esta noche. Y es justamente esa idea de que todo es cultura la que más me asombra, porque generalmente proviene de intelectuales que pretenden justificarse apostando a la multiculturalidad, a esa falsa democracia o falsa horizontalidad de la que hablábamos antes: lo consideran un intento de unir la “cultura popular” con la “cultura letrada” que siempre resulta en fracasos estrepitosos.

-Acepto. ¿Me pasás a buscar? Estoy bastante de acuerdo, y además, agrego: esas mismas personas, sean intelectuales o estudiantes protointelectuales, suelen acudir a esa falsa democracia mucho menos que a la tramposa frase “yo interpreto cultura desde un punto de vista antropológico”, como si eso le diera validez a su idea de tolerancia sin conflictos.

-Todos somos iguales, todo es cultura, todo es arte, te paso a buscar a la diez, llevo vino, todo es política; de modo que no hay distinciones, no hay diferencias, no hay intercambio porque no hay tensiones, todo es estático, nada se discute realmente, porque todo es “cultural”. Es como decir “pido” cuando jugás a la mancha.

-Gran paradoja posmoderna: todo es opinable, excepto la relatividad radical; a las diez estaré lista. Es antidemocrático el que considera que la intolerancia de tolerar todo está arruinando la democracia.

-Si es que no lo ha hecho ya. Nos vemos a las diez. Lo más desalentador es que no se percibe una salida.

-Nos vemos imposibilitados de combatir porque las armas están a la venta en las góndolas del supermercado capitalista, y toda reacción, ansío que ya sean las diez, parece contaminada por estos fenómenos de los que hemos estado hablando.

-Hacemos así entonces. Nos vemos.

2 comentarios:

  1. Heisenberg dijo...:

    Y así fue como Sandino Núñez se levantó a su esposa en el Basilón. Una maravilla esto, te fuiste al carajo.

  1. Daritxo dijo...:

    Bueno, chasgracias.

 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.