INVESTIGACIÓN DE CAMPO

INVESTIGACIÓN DE CAMPO


Como hace cualquier persona a la mañana, me desperté pensando en el sadomasoquismo.

Mientras me preparaba el café con leche y leía la publicación El pervertidito de hoy correspondiente al mes de Mayo, una lamparita se me encendió en la cabeza. (Eso que puse recién fue en sentido metafórico; no existe tal lamparita en mi cabeza, ni encendida ni apagada) (Esto que escribí ahora no fue en sentido metafórico como tampoco lo es lo que estoy poniendo dentro de este paréntesis). (A veces creo que me excedo en el uso de paréntesis). (Otras veces, no).

( )


En fin, en la revista encontré un aviso publicitario de una dominatriz profesional llamada Mistress Conjuntivitis y realmente me interesó; en ese momento pensé, y exclamé: “¡qué buena investigación de campo!” La llamé por teléfono, le expliqué la situación, tomé todos los datos y me mandé a su dungeon con el propósito de entrevistarla.


Ni bien llegué tuve la impresión de que nuestra charla telefónica previa no había dado los frutos que yo esperaba que diera: ella no me trató como a un entrevistador sino como a un cliente. Tal vez mi vestimenta-un slip de cuero con cadenas haciendo las veces de tiradores- la indujo al error.

-Arrodillate a mis pies, perro- me dijo.

-No- le dije yo. –Quiero hacerte una entrevista.

Ahí me escupió. Bueno, no ahí, fue más bien acá, en esta parte. Ta. Fue asqueroso. Mejor ni recuerdo. Sigo con la historia. Una vez aclarado el tema de mis intenciones, comenzó la entrevista, que fue realmente distendida y amena. Yo, encadenado a su cama, comencé con las preguntas.



¿Cree usted que al decir Nietzsche “el ritmo es coacción” se refería a que los dueños de las orquestas tropicales y de los parodistas son unos mafiosos?

No. Definitivamente no. Considero, y espero no se me tome como una radical, que Nietzsche vivió mucho tiempo antes del surgimiento de la música tropical en nuestro país.


¿En qué consiste el sadomasoquismo?

(Prende un cigarro y alarga las primeras dos pitadas) El sadomasoquismo es una forma de vida. De liberarse.

(Me quema con su cigarro y me quejo).


Por favor, no me queme con su cigarro. ¿Por qué cree usted que algunas personas sienten placer al ser golpeadas o abusadas de algún modo?

¿Para contrarrestar el placer constante que le brinda su vida en el trabajo? ¿Para liberar tensiones? Después de todo el dolor y el placer no son sensaciones tan distintas. Yo que sé.


(Saca un bisturí y comienza a hacer un corte en mi ingle, del lado derecho. Me extirpa el apéndice, o como se llame, no puedo pensar mucho…demasiada sangre)


(Despierto unos minutos más tarde; aparentemente me desmayé)


(Mistress Conjuntivitis se empeña en que me coma el apéndice)



Soy vegetariano. No como apéndices. ¿Por qué eligió el nombre Mistress Conjuntivitis?


Bueno, es una cuestión de marketing. Yo ví hace un tiempo que la mayoría de los hombres que venían a buscar mis servicios, y menos frecuentemente, algunas mujeres, querían que los maltratara mucho, y no les alcanzaba con sodomía, quemaduras, humillaciones verbales o ataduras; todos venían y me pedían que les contagiara alguna enfermedad a los ojos, Conjuntivitis para ser más exactos; incluso algunos, por muy difícil que te parezca creerlo, me piden que les pegue culebrilla o cistitis. Cada pervertido con su pervertidés. ¡Jajaja! (Ríe).



¿Y esos contagios no le han traído problemas legales?

Nada que unas gotitas de Oftol y la visita de mis matones al estudio de abogados demandantes no puedan arreglar.



La dominatriz en ese momento se aleja. Yo logro escaparme de mis ataduras. Mientras me quito la última de las cadenas pienso en qué bien estuvieron mis padres en regalarme aquel set “el pequeño mago escapista” cuando yo era un niño. Liberado de mis cadenas me apresto a huir, pero Mistress Conjuntivitis intuyendo mi plan, sale a mi cruce.


-¿A dónde te crees que vas, chiquito? Todavía no te contagié Conjuntivitis- dijo la dominatriz mostrándome un frasquito en el que, asumo yo, tendría Conjuntivitis líquida para contagios presumiblemente, marca Acme.



Intento esquivarla y salir, pero me tira en la cara el líquido. Yo, escapando a ciegas, alcanzo la vereda. Busco desesperadamente en mis bolsillos las gotitas de Oftol que traje como precaución. Mejor termino el artículo ahora y lo mando así. Antes que no pueda volver a abrir los ojos.



3 comentarios:

  1. Seba dijo...:

    Eso te pasa por tener esos gustos cochinos, viste, viste viste????
    me gustó lo de "cada pervertido con su pervertidés ¡jajaja! (ríe)" en especial por la aclaración de que se ríe......jajaja (río)

    cochino.

  1. Mirena dijo...:

    Muy lindo el artículo. Muy buena investigación de campo. Jugada. Eres muy valiente jajaja

    Hice click en las tapas de las revistas y me gustaron mucho!!!

  1. Eufrasio dijo...:

    Muy bueno. Me impresionó lo del apéndice. Tenga cuidado cuando se meta a hacer estas investigaciones tan riesgosas, no vaya a ser que le pase algo y nos quedemos sin columnista.

 
© Narcotráfico de órganos | Designed by Blogger Templates.